Turismo, Parques Nacionales



Monumento Natural Laguna de los Pozuelos
Región: Noroeste
Provincia: Jujuy

El Monumento Natural Laguna de los Pozuelos está ubicado en el noroeste de la provincia de Jujuy. Posee 16.224 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Puna.
En el año 1980, la Ley Provincial Nº 3749 cedía al Estado Nacional (Administración de Parques Nacionales) la Laguna de los Pozuelos conjuntamente con los terrenos fiscales que conforman la zona de perilago del la misma. En el año 1990 la Reserva de la Biósfera de Pozuelos es declarada la primera reserva de la biósfera en Argentina.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Enclavada en la ecorregión de la Puna, una extensa llanura situada a una altura cercana a los 4.000 m s.n.m., la Laguna de los Pozuelos es un cambiante cuerpo de agua salobre, cuyos límites dependen del aporte de los ríos de deshielo que descienden del macizo andino y de las serranías circundantes.

Clima:
Árido de altura, con oscilaciones térmicas de carácter extremo (hasta 43,5°C en un día). Las temperaturas medias van desde los 8°C en invierno (con mínimas de hasta -30°C) hasta los 16°C en verano (con máximas superiores a 30° C). Hay hasta 200 mm anuales de lluvia, concentrados en la época estival. En los meses fríos se presentan fuertes heladas y nevadas esporádicas. La temporada más recomendada para su visita es en marzo y abril, terminada la época de lluvias, cuando miles de flamencos pintan de rosa la laguna. Las precipitaciones veraniegas -escasas aunque intensas- suelen cortar los caminos de acceso.

Flora:
No deja de llamar la atención el marcado contraste entre los suelos pedregosos, apenas cubiertos por una vegetación achaparrada de arbustos y yaretas, y la diversidad de aves que pueblan la laguna empleándola como sitio de alimentación y de nidificación.

Fauna:
Aquí se dan cita aves que resultan exclusividades puneñas como la avoceta andina, el chorlito puneño y la gallareta gigante. Durante el verano arriban migradores del hemisferio norte como el falaropo tricolor y la becasa de mar.Pero son los flamencos quienes reinan en este espejo de agua, habiéndose contabilizado más de 30.000 ejemplares de las tres especies que pueden encontrarse en la Argentina: el flamenco común, y las parinas grande y chica. Tal es la importancia del área protegida en cuanto a la concentración de aves que en ellas habita, que en 1992 fue declarada Sitio Ramsar, por el nombre de la Convención nacida en hacia 1970 para proteger estos notables humedales.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Interjurisdiccional Marino Costero Patagonia Austral
Región: Región Patagonia
Provincia: Chubut

Se encuentra ubicado en la provincia de Chubut. Posee una superficie de 104.812 hectáreas pertenecientes a las ecorregiones de la Estepa Patagónica y el Mar Argentino.
El Parque Interjurisdiccional Marino Costero Patagonia Austral fue creado mediante un tratado suscripto el 8 de agosto de 2007 por el Estado Nacional y la provincia de Chubut. El 5 de enero de 2009, por ley 26.446, el Congreso de la Nación aprobó el tratado de creación del Parque.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Se encuentra ubicado en las ecorregiones Mar Argentino y Estepa Patagónica.

Clima:
Templado y semiárido con una temperatura media anual de 13º C, con mínimas invernales bajo cero y máximas estivales por encima de los 30º C.
Las precipitaciones llegan a los 200 mm anuales, concentrados en otoño e invierno. Los vientos son fuertes a moderados durante el 50% del año, predominantemente del oeste-sudoeste.

Flora y fauna:
La estepa domina el paisaje continental con sus pastizales y arbustales típicos, teniendo como representantes faunísticos más comunes a guanacos, choiques, zorros, maras y calandrias moras.
En la zona marina, la biodiversidad es notablemente pródiga. La irregular geografía de sus costas, junto con sus islas y alta productividad generada por diversos procesos que provocan el ascenso de los nutrientes desde el fondo del mar, hacen que un sinnúmero de especies de invertebrados, peces, mamíferos y aves lo elijan como refugio y sitio de alimentación y reproducción.
Entre los peces se desarrollan grandes bancos de anchoítas en mar abierto y lucernas y salmones blancos en la zona de arrecifes. Entre las aves los pingüinos de Magallanes, los cormoranes, las gaviotas, los petreles gigantes, los gaviotines y el quetro cabeza blanca se encuentran entre los más representativos que anidan sobre la costa e islas. Entre los mamíferos se encuentran lobos marinos de uno y dos pelos, delfines oscuros y australes, toninas overas, orcas y ballenas.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Interjurisdiccional Marino Isla Pingüino
Región: Región Patagonia Austral
Provincia: Santa Cruz

Esta Área Protegida se encuentra ubicada en la provincia de Santa Cruz. Posee 159.526 hectáreas pertenecientes a la ecorregión del Mar Argentino.
El 15 de febrero de 2010, la Nación y la provincia de Santa Cruz firmaron el Tratado de Creación del Parque Interjurisdiccional Marino Isla Pingüino. El 12 de agosto de 2010, la legislatura de Santa Cruz aprobó el acuerdo mediante la ley 3146.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Parque Interjurisdiccional Marino Isla Pingüino se encuentra ubicado en la ecorregión Mar Argentino.

Clima:
Templado frío, árido a semiárido. La temperatura media anual es de 9,8º C, con mínimas invernales bajo cero y máximas estivales por encima de los 35º C. Las precipitaciones alcanzan, aproximadamente, los 250 mm, concentrados en otoño e invierno. Vientos presentes casi todo el año, predominantes del oeste. La velocidad media de los mismos es de 31 km/h y máxima de 148 (en enero que es el mes más ventoso).

Flora y fauna:
La notable biodiversidad presente en esta zona tiene su explicación en la riqueza en nutrientes que aporta el mar, punto de partida para una interesante red que se teje a partir del abundante fitoplacton, base alimenticia, directa o indirecta, para gran cantidad de animales. La zona resulta parte importante del ciclo de vida de especies como la merluza austral, el langostino patagónico y el calamar, todas de relevancia económica. En las islas, y en particular en Isla Pingüino se aposentan un sinnúmero de aves costero marinas. Allí es posible ver gaviotines sudamericanos, la gaviota austral y a los cormoranes gris y roquero. Los pingüinos de Magallanes también recalan en la isla para nidificar. Pero si bien son los más abundantes, no son los únicos, ya que aquí se encuentra la única colonia reproductiva patagónica del pingüino de penacho amarillo (Eudyptes chrysocome). Los cielos son surcados por esos extraordinarios viajeros alados, los petreles y los albatros. Entre los mamíferos pueden verse apostaderos de lobos marinos de un pelo y de elefantes marinos, la foca más grande del mundo.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Interjurisdiccional Marino Makenke
Región: Región Patagonia Austral
Provincia: Santa Cruz

El Parque Interjurisdiccional Marino Makenke se encuentra ubicado en la provincia de Santa Cruz, aledaño a la ciudad de Puerto San Julián.
Posee una superficie de 71.272 hectáreas, pertenecientes a la ecorregión Mar Argentino.
El 17 de septiembre de 2010, la Nación y la provincia de Santa Cruz suscribieron un acuerdo para la creación del área, Tratado de Creación del Parque Interjurisdiccional Marino Makenke. El 9 de marzo del 2011 fue ratificado por Decreto provincial nº234 y la aprobación nacional fue dada por Ley n.º 26 817 el 13 de diciembre de 2012.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Se encuentra ubicado en la ecorregión Mar Argentino.

Clima:
Templado frío árido a semiárido. La temperatura media anual es de 9º C, con mínimas invernales bajo cero y máximas estivales por encima de los 30º C. Las precipitaciones alcanzan los 280 mm anuales, concentrados en otoño e invierno. Los vientos son predominantes del oeste-sudoeste a lo largo de todo el año, a una velocidad promedio que va de los 35 a los 40 km/h.

Flora y fauna:
Extendiéndose sobre las aguas del Mar Argentino, Makenke exhibe un notable elenco faunístico, en el que sin duda son las aves los más conspicuos de sus representantes. Así es posible observar cauquenes, gaviotas australes, chorlos, playeros, becasas de mar, cisnes, garzas brujas y flamencos. En la vecina Isla Cormorán, área protegida provincial, se aposenta una colonia de unos 130.000 ejemplares de pingüino de Magallanes y en la cercana Isla Justicia se hallan colonias de cormoranes imperiales y roqueros, complementados en la costa continental por la principal colonia reproductiva de cormorán gris (Phalacrocorax gaimardi) en nuestro país. Esta enorme concentración aviar se halla sustentada en la disponibilidad de alimentos que les ofrece el mar. Y es en este donde se hallan presentes varios centenares de especies de peces, entre los que podemos nombrar el abadejo, la merluza y el róbalo, por citar sólo algunas de importancia por su valor pesquero. Los mamíferos marinos también dicen presentes con especies como el delfín austral, la bella tonina overa y la orca.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Aconquija
Región: Noroeste
Provincia: Tucumán

El Parque Nacional Aconquija está ubicado al oeste de la Provincia de Tucumán. Tiene una superficie aproximada de 70.000 hectáreas, donde se mezclan las ecorregiones de las Yungas y de los Altos Andes, destacando importantes ambientes de transición (ecotonos).
En el año 1994, por propuesta de la Fundación Campos de los Alisos, el Gobierno de la provincia de Tucumán sancionó la Ley 6.603/94 por la cual cedía al Estado Nacional la jurisdicción de 18.000 hectáreas. Así, el 9 de agosto de 1995 se creó el Parque Nacional Campo de los Alisos, según los términos de la Ley Nacional Nº 24.526. Desde 2018, Campo de los Alisos es el portal principal del Parque Nacional Aconquija creado el 22 de agosto de 2018 por Ley Nº 27.451.
Esta ley establece tres nuevas áreas núcleo nacionales en el faldeo del Aconquija: dos ampliando significativamente hacia el sur Campo de los Alisos asegurando así la conservación de importantes cuencas hídricas de la provincia, y un área núcleo en el norte, representada por la Quebrada del Pueblo Diaguita.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Alberga una muestra particular de la eco-regiones de las Yungas, de los Altos Andes y de los ambientes de transición (ecotonos) entre ambas.
Exponente de la ecorregiones de la Yunga y Altoandina, el área protegida conserva las nacientes de los ríos Jaya y las Pavas que, recostados sobre los faldeos del este de las sierras del Aconquija, llevan sus aguas a los valles y campos de cultivo tucumanos.

Clima:
Subtropical serrano, con notables variaciones debido a la altura.
La temperatura media del verano ronda los 28° C en la zona baja y los 0° C en La Ciudacita (4.200 m sobre el nivel del mar), y la del invierno desciende a 16° C en el piedemonte y a -10 ° C cerca de las cumbres; hasta 2.500 mm anuales de lluvia en los faldeos inferiores, concentrados en la época estival, y copiosas nevadas en las alturas.
La temporada más recomendada para su visita es desde otoño hasta mediados de primavera. Las intensas lluvias veraniegas suelen cortar tanto el acceso vehicular como el sendero interno.

Flora:
Si bien la flora selvática es pródiga en especies arbóreas, merece destacarse la presencia del aliso del cerro (Alnus acuminata), que justamente le da nombre al portal Campo de los Alisos. Si bien también crece en la selva, esta especie es característica del Bosque Montano entre los 1.500 y 2.000 metros sobre el nivel del mar, donde forma asociaciones casi puras. Se la considera una especie muy útil para fijar y proteger suelos degradados, debido a su rápido crecimiento y capacidad para fijar el nitrógeno atmosférico.

Fauna:
La fauna no se queda atrás en cuanto a diversidad. Hasta el momento se han registrado más de 400 especies de vertebrados, entre los que se señalan guanacos, lobitos de río, el gato andino, la ranita montana y el ocelote.
Un párrafo aparte corresponde al loro alisero (Amazona tucumana), una especie endémica de la Yunga del noroeste argentino y sur de Bolivia. Este loro nidifica sólo en el Bosque Montano, entre noviembre y marzo. Durante el invierno forma bandadas que se dirigen a las zonas más bajas para alimentarse con los frutos del horco cebil y otras plantas del pedemonte.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Baritú
Región: Noroeste
Provincia: Salta

El Parque Nacional Baritú fue creado mediante Ley Nacional Nº 20.656 en el año 1974. Ubicado en el noroeste de la provincia de Salta, protege 72.439 hectáreas y es un valioso enclave para la conservación de una de las ecorregiones de mayor diversidad de la Argentina: la selva de montaña o yungas. El aislamiento geográfico, las escasas vías de tránsito y la ausencia de grandes explotaciones productivas, permite que sus ambientes naturales permanezcan casi intactos, proveyendo de hábitat a numerosas especies de alto valor de conservación.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Parque está instalado sobre las Sierras Subandinas de Salta, con alturas entre los 1800 y los 2000 metros. Tanto los valles como las cumbres están tapizadas por una exuberante composición vegetal típicamente selvática. Superando los 1.400 metros, la selva pierde biodiversidad y adquiere el carácter de bosque.

Clima:
Subtropical con estación seca. La temperatura media es de 21ºC. Mínima de – 7ºC. Máxima de 39ºC. Las lluvias alcanzan los 3.000 mm. anuales aproximadamente focalizadas entre noviembre y abril.

Flora:
En las laderas es posible distinguir distintos pisos de vegetación, originados por las diferencias de altura y humedad disponible. El nivel inferior de las Yungas corresponde a la denominada “Selva Pedemontana” representada por árboles de tipa, pacará y cebil, acompañados por el jacarandá y el cochucho. Al ascender por encima de los 500 metros sobre el nivel del mar, se encuentra la “Selva montana”. Aquí la humedad es mayor y las epífitas, plantas que crecen sobre otras sin parasitarlas tapizan las ramas o cuelgan como cortinas; mientras que lianas y enredaderas trepan por los troncos buscando la luz. El majestuoso laurel de la falda sobresale debido al inmenso grosor de su tronco, que puede alcanzar los dos metros de diámetro. A partir de los 800 m.s.n.m. comienza el “Bosque Montano” en donde la humedad aumenta no solo por las lluvias, que en algunas zonas pueden alcanzar hasta 3.000 milímetros anuales, sino también por las nubes que se recuestan sobre los faldeos. Aquí se destacan el nogal, el aliso y el pino del cerro.

Fauna:
La disponibilidad de ambientes y recursos de las yungas permiten la existencia de una prodigiosa variedad de fauna. Entre los mamíferos mayores se cuentan el yaguareté o tigre, actualmente en serio peligro de extinción, el puma, la corzuela, dos especies de chancho de monte, el oso hormiguero, el tapir o anta, el carpincho y el zorro, que, si bien son difíciles de observar por sus hábitos naturales, dejan evidencia de su presencia a través de los rastros. En el recorrido a través de los senderos del Parque Nacional es posible avistar ardillas y monos caí.
Los ríos que surcan el parque, como el Lipeo, Pescado y Bermejo son el hábitat de distintas especies de peces autóctonos como sábalos, bogas, bagres y dorados. Así también arroyos más pequeños dan albergue a peces más pequeños como dientudos, yuscas y viejas del agua. Todos ellos sirven de alimento a mamíferos como el lobito de río y el osito lavador o mayuato.
Aves de variadas formas y colores habitan los diferentes pisos de vegetación de la selva, destacándose desde las majestuosas águilas crestadas hasta el minúsculo picaflor enano.
Enriquecen esta diversa fauna numerosas especies de insectos, anfibios, reptiles y ofidios. Durante la estación de verano, a la vera de los senderos, es posible sorprenderse con el llamativo colorido de los sapitos de panza roja.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar


Parque Nacional Bosques Petrificados de Jaramillo
Región: Región Patagonia Austral
Provincia: Santa Cruz

El Parque Nacional Bosques Petrificados está ubicado en Jaramillo, provincia de Santa Cruz. Posee una superficie de 63.543 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Estepa Patagónica. Además, a estas hectáreas se suman las 15.000 ha. pertenecientes al Monumento Natural Bosques Petrificados, que suma un total de 78.543 hectáreas.
Hace unos 150 millones de años, durante el Período Jurásico Medio Superior, el área que ocupa este Monumento Natural presentaba un clima estable de gran humedad. En esta región se desarrollaban densos bosques con árboles de porte gigantesco, entre los que se destacaban antiguos parientes de los pehuenes o araucarias.
Con las erupciones volcánicas, en los inicios del Cretácico, y el inicio del levantamiento de la Cordillera, el territorio patagónico fue sepultado con cenizas y lavas y los bosques se petrificaron.
El 5 de mayo de 1954, por Decreto 7.252, se crea el Monumento Natural Bosques Petrificados para incorporar al sistema de áreas protegidas nacionales el notable banco de flora fósil de 10.000 hectáreas de superficie. Sin embargo, la magnitud e importancia del yacimiento, reconocidas por especialistas nacionales y extranjeros, motivaron que junto a otras razones el Consejo Agrario de Santa Cruz, en el año 1984, aportara unas 5000 hectáreas más. Más tarde, la Administración de Parques Nacionales adquiere los predios de dos estancias vecinas, con lo cual se llega a la superficie de las 61.245 hectáreas. El 27 de diciembre de 2012 se promulgó la Ley 26.825 mediante la cual se creó el Parque Nacional Bosques Petrificados de Jaramillo.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Parque Nacional Bosques Petrificados de Jaramillo se encuentra emplazado en la vasta ecorregión de la Estepa Patagónica.

Clima:
Frío, árido y ventoso, con gran amplitud térmica diaria. Las temperaturas medias son de 19° C en verano (con máximas de hasta 40 ° C) y 7° C en invierno (con mínimas de -15° C); hasta 200 mm anuales de lluvia, concentrados en la época invernal; nevadas de consideración en los meses más fríos; vientos predominantes del oeste a un promedio de 70 km/h, con ráfagas superiores a los 140 km/h. La temporada ideal para visitarlo es primavera y verano.

Flora y fauna:
En ese lugar, que hoy es inhóspito para muchas especies, se desarrolló un gran y exuberante bosque de araucarias ancestrales (Araucaria miriabilis) junto con especies de pinos, helechos, cicas y benetitales semejantes a palmeras (hoy extintas). Hace 150 millones de años el paisaje era muy diferente al actual. Por ejemplo la Cordillera de los Andes no existía como tal y en su lugar se extendía el mar. La ubicación, más cercana al ecuador, fomentó un clima más calido y húmedo. Hoy, restos de troncos de hasta tres metros de diámetro y más de treinta de largo son testimonio ineludible de ese pasado lejano.
Como representantes de la fauna local actual se pueden observar, entre las aves: choiques, loicas y tucúqueres, un enorme búho y entre los mamíferos más conspicuos guanacos, piches y zorros grises.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Calilegua
Región: Noroeste
Provincia: Jujuy

El Parque Nacional Calilegua se ubica en las Sierras de Calilegua, que luego dieron nombre a este Parque Nacional, enclavado la jurisdicción del mismo, en el sureste de la Provincia de Jujuy. Fue creado el 19 de Julio de 1979 por Decreto Nacional Nº 1733. Su superficie alcanza las 76.306 hectáreas que pertenecen a la ecorregión de la Selva de las Yungas.
La región en la que se encuentra el Parque fue objeto de la ocupación humana desde tiempos antiguos. Así por ejemplo, pueden encontrarse referencias – cerámicas y otros objetos – asociados a los pueblos que conformaron la llamada Tradición San Francisco.
Luego de la dominación incaica y posteriormente la conquista española, sucedieron distintos acontecimientos que fueron configurando la situación actual de esta región, en la que conviven simultáneamente manifestaciones de las culturas Kolla y Guaraní.
La existencia del Parque está asociada a la Empresa Ledesma S.A., cuyos directivos cedieron a la provincia de Jujuy, tierras para la creación de un parque nacional. En 1979, ello se concretó con la promulgación del Decreto Nacional Nº 1733.
El sustantivo “Calilegua” tiene origen y significado inciertos, aunque algunos autores lo asocian a la lengua aymara y lo traducen como “Mirador de Piedra”.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Representa la mayor muestra conservada en nuestro país de la ecorregión de las Yungas.

Clima:
El clima es subtropical serrano con estación seca invernal. Las temperaturas medias oscilan desde los 28ºC en verano, a los 17ºC en invierno, los registros máximos absolutos de 40 º C indican veranos calurosos. Las precipitaciones son de 1800 mm anuales, concentradas durante los meses estivales. Durante el período invernal son habituales las nevadas en las cumbres serranas.
Debido a las intensas precipitaciones estivales se aconseja visitar el parque durante los meses de abril y noviembre.

Flora:
Calilegua exhibe una notable biodiversidad, característica de los ambientes selváticos. Se han registrado 123 especies de árboles, 77 de helechos, 120 mamíferos y 350 de aves y esto considerando solamente algunas de las formas de vida más conspicuas. A ellos debemos sumar innumerables enredaderas, orquídeas, arbustos y bromelias entre los vegetales y las numerosas formas de insectos y otros invertebrados que pueblan estas selvas y bosques. Toda esta diversidad se distribuye en distintos pisos, originados en las diferencias de altura, temperatura, humedad. Así es posible reconocer ascendiendo desde el llano chaqueño (a unos 200 m sobre el nivel del mar, la selva de transición o de pedemonte; la selva montana, el bosque montano, el pastizal montano o de neblina y los prados altoandinos.

Fauna:
Muchas de las especies presentes se hallan en riesgo de extinción, como la Taruca o Huemul del norte, el Yaguareté y el Águila poma. Otras constituyen significativas rarezas como la Rana Marsupial y el Surucuá aurora (un ave emparentada con el quetzal centroamericano). También habitan Ardillas Rojas, Monos Capuchinos, Corzuelas, Zorros de monte y el Coendú, el puerco espín local.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Campos del Tuyú
Región: Centro Este
Provincia: Buenos Aires

Se encuentra ubicado en General Lavalle, provincia de Buenos Aires. Posee 3.040 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Pampa. El 4 de junio de 2009, por ley 26499, las tierras donadas por la Fundación Vida Silvestre Argentina fueron convertidas en Parque Nacional por el Congreso de la Nación.
La creación del Parque Nacional Campos del Tuyú fue posible gracias a la donación de la Fundación Vida Silvestre Argentina de su Reserva Privada Campos del Tuyú (creada en 1979, a través de un convenio con la familia Quiroga Leloir, entonces propietarios de la Estancia “Linconia”). A ello se suma el trabajo mancomunado de la Fundación, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, la Municipalidad de General Lavalle y la Administración de Parques Nacionales. Un ejemplo interesante de cooperación mutua para lograr un objetivo de conservación que se suma al sistema nacional de áreas naturales protegidas.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Parque Nacional Campos del Tuyú pertenece a la ecorregión Pampa.

Clima:
Templado y húmedo; temperaturas medias: 21° C en verano (con máximas que rondan los 40 ° C) y 9° C en invierno (con mínimas de 4° C); alrededor de 1.000 mm anuales de lluvia, con picos en la época invernal; heladas eventuales entre abril y octubre; vientos predominantes del este, con velocidades medias de entre 11 y 16 km/h. Tanto en Primavera y verano se recomienda su visita; en invierno las lluvias suelen dificultar el acceso terrestre y el frío torna poco agradables las salidas en lancha.

Flora:
En el área protegida la vegetación de estepa de halófitas es el tipo dominante. La pradera de mesófitas, en cambio corresponde a la vegetación que crece sobre los cordones litorales, ocupando muy pequeñas superficies (menos del 1% de la superficie de la actual Reserva Campos del Tuyú).
La denominada estepa de halófitas (Burkart et al. 2005) reúne una heterogeneidad amplia de comunidades. Los rasgos más comunes son la alta dominancia de especies del género Distichlis y, en los extremos más salino-sódicos, la dominancia de especies de los géneros Spartina y Sarcocornia. Las especies acompañantes más frecuentes son Sporobolus pyramidatus, Hordeum stenostachys, Puccinelia glaucescens, Pappophorum mucronulatum, Spergula sp., Lepidium sp., Acicarpha procumbens, Heliotropium curassavicum y Limonium brasiliense.
La pradera de mesófitas corresponde a la vegetación que ocupa las posiciones topográficas más positivas del paisaje. Se restringe a las lomadas con suelos con textura generalmente más gruesa que los circundantes. Las gramíneas que caracterizan la pradera de mesófitas son: Stipa trichotoma, Briza subaristata, Stipa neesiana, Bothriochloa laguroides y Paspalum quadrifarium.
Las comunidades del área protegida se caracterizan por una escasa riqueza específica y una reducida estratificación (Cagnoni y Faggi 1993). En las comunidades el número de especies presentes varía entre una hasta 18 y, excepto en los talares, sólo existe un estrato (el herbáceo).
Las comunidades vegetales se asocian a los desniveles topográficos los que representan a su vez, marcadas diferencias edáficas. Los espartillares de Spartina densiflora, cubren casi el 50 % de la unidad de conservación. Los “espartillares” se asocian a suelos muy arcillosos e inundables. Suelen alcanzar alturas de canopeo de hasta 1 m. Su composición es variable, pudiéndose encontrar espartillares prácticamente puros y otros donde Spartina densiflora es dominante y se asocia con otras gramíneas y hierbas tales como Elymus scabrifolium, Cortaderia selloana, Distichlis spicata, Apium sellowianum, Malvella leprosa, Sarcocornia ambigua, etc. Presentan también inclusiones de parches de cortadera (Cortaderia selloana), junco (Juncus acutus) y Sarcocornia (Sarcocornia ambigua).
Es práctica usual entre los lugareños el quemar los espartillares hacia finales de verano, para generar brotes nuevos que sirvan de forraje al ganado (Vervoost 1967). El fuego genera una reducción de la cobertura y altura vegetal, aunque el espartillar se regenera rápidamente (Cagnoni y Faggi 1993, Cagnoni 1999). Esta práctica se implementaba históricamente en la zona.
Los pastizales de Spartina alterniflora se extienden sobre la costa. Esta formación es sumamente homogénea y monoespecífica, presentándose, al igual que los pastizales de Sarcocornia, en áreas inundables y salinas, al borde de ríos, canales y arroyos, donde otras especies no pueden prosperar (Gimenez Dixon 1991).
En las tierras más altas, en suelos secos y profundos con conchilla y horizontes superficiales arenosos suele presentarse el bosque xeromórfico subclimático (Cabrera y Zardini 1978), comúnmente denominado “talar” donde dominan el tala (Celtis tala) y el coronillo (Scutia buxifolia) con un estrato arbustivo donde aparecen la sombra de toro (Jodina rhombifolia), y el duraznillo negro (Cestrum parquiy) y algunas enredaderas como Passiflora caerulea. En el estrato herbáceo dominan cebadilla criolla (Bromus catharticus), rey grass (Lolium sp.), pasto miel (Paspalum dilatatum), trébol de olor (Melilotus albus y M. officinalis), trébol (Trifolium sp.) y gramillón (Stenotaphrum secundatum) Euphorbia peplus y Ambrosia tenuiflora. En la periferia de los bosques de tala, puede encontrarse una comunidad de matorral dominado por Colletia spinossisima. Los talares son formaciones boscosas discontinuas de poca extensión.
Estas formaciones son explotadas a nivel regional para obtención de leña y el ganado usualmente se refugia en ellos, provocando serios cambios en el sotobosque.
Otra formación presente en el área son los cortaderales, los cuales se encuentran en zonas intermedias, anegables sólo temporalmente. Estas formaciones son compactos manchones de 1 m o más de altura de Cortaderia selloana, asociados en algunas oportunidades con otras gramíneas tales como Elymus scabrifolium, Paspalum dilatatum y Spartina densiflora, y con hierbas como Limonium brasiliense, Apium sellowianum, Baccharis pingraea. También forma manchones compactos en las zonas más elevadas de los Sarcocorniales y espartillares.
En las zonas donde se forman lagunas en forma periódica o permanente aparecen espadañales (Zizaniopsis bonariensis), juncales (Schoenoplectus californicus) y totorales (Typha latifolia), a veces como formaciones puras o asociadas a otras comunidades.

Fauna:
La fauna característica responde a la convergencia de elementos del Dominio Pampásico, la influencia marina del Océano Atlántico, el estuario del Río de la Plata y los numerosos arroyos y ríos que la atraviesan, sus lagunas y bañados.
Debido a la heterogeneidad ambiental existente, se conjugan aves típicamente de pastizal como el ñandú común (Rhea americana) y los inambúes (“perdices”) (p.e., la colorada, Rynchotus rufescens, y el inambú común, Nothura maculosa), aves típicas del bosque xerófilo como zorzales (p.e., Turdus rufiventris), calandrias (p.e., Mimus saturninus), y monjitas (p.e., Xolmis dominicanus), aves acuáticas de ambientes lénticos y costeros, tanto residentes como migratorias, incluyendo especies neárticas y patagónicas como distintas especies de patos, garzas, gallaretas, flamencos (Phoenicopterus chilensis), cisnes (p.e. Cygnus melancoryphus, Coscoroba coscoroba), becasinas (p.e., Limosa haemastica) rayadores, gaviotines, gaviotas y playeros. Cabe mencionar la gran riqueza de aves de humedales presente en la Bahía, lo cual ha llevado a declararla Sitio Ramsar de Importancia Internacional.
Entre los reptiles, los ofidios merecen una atención especial, ya que encontramos, entre estos,ofidios de interés médico toxicológico como ser la yarará grande o de la cruz (Bothrops alternatus) así como distintas especies de culebras (Listrophis dorbignyi, Phylodriaspatagoniensis, Clelia rustica, etc.), además de lagartos como el overo (Tupinanbis teguixin) y diferentes tortugas marinas avistadas ocasionalmente.
Dentro de las especies de anfibios, encontramos al sapo común (Chaunus arenarum), el sapo de las cuevas (Chaunus granulosus) y la rana criolla, (Leptodctylus ocellatus) entre otros.
En lo que respecta a la fauna íctica, representa un área de desove de una ictiofauna relevante desde el punto de vista comercial, siendo la corvina rubia (Micropogonias opercularis) la especie que merece mayor atención por ejercerse sobre ella una mayor presión de captura.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Chaco
Región: Noreste
Provincia: Chaco

El Parque Nacional Chaco se encuentra ubicado en el centro este de la provincia del Chaco, a 120 km de la ciudad de Resistencia. Fue creado el 22 de octubre de 1954 por Ley 14.366 y posee una superficie de 14.981 hectáreas que albergan una porción representativa de la ecorregión del Chaco Húmedo.
La ecorregión del Chaco Húmedo que se caracteriza por la presencia de áreas de quebrachales (quebracho colorado y quebracho blanco), sufrió desde mediados del siglo XIX una explotación desmedida, la que condicionó la supervivencia de dichos bosques y motivó la creación del área protegida.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Raleras de quebrachos colorado, monte fuerte, sabanas con palmera caranday, selva en galería y los esteros son algunos de los ambientes típicos presentes en el Parque Nacional característicos de la ecorregión del Chaco Húmedo.

Clima:
Subtropical húmedo, con estación seca. La temperatura media anual es de 22° C con máximas superiores a los 40°C en verano y, ocasionalmente, mínimas bajo cero en invierno. Hay 900 a 1.400 mm anuales de lluvia, concentrados entre noviembre y marzo.

Flora:
El área posee bosques puro de quebracho colorado chaqueño (Schinopsis balansae), que fue uno de los principales motivos de creación del área protegida.
Los madrejones que se forman el en el antiguo cauce del río Negro, las cañadas y los bañados del Panza de Cabra suman diversidad a los ricos ambientes acuáticos, y son el hábitat a peces, anfibios y otros pequeños animales deleite de aves como cigüeñas, garzas y espátulas rosadas.

Fauna:
La gran diversidad de ambientes del área protegida brindan refugio a una gran diversidad de fauna, muchos de los cuales son fácilmente visibles, como el bullicioso mono carayá, zorro de monte, guasuncho, pecaríes y especies amenazadas como el oso hormiguero, el lobito de río, el aguará guazú y el tapir, entre otras.
Para dar una idea de la elevada diversidad del Parque por ejemplo, en el caso de las aves, se han contabilizado 353 especies diferentes que representan más de la tercera parte de las especies Argentinas. Además es sitio de nidificación y dormidero del loro hablador.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Ciervo de los Pantanos
Región: Centro Este
Provincia: Buenos Aires

El Parque Nacional Ciervo de los Pantanos está ubicado en el noreste de la Provincia de Buenos Aires, en las localidades de Río Luján y Otamendi, entre la Ruta Panamericana (RN 9) y el Río Paraná de las Palmas, todo en el partido de Campana. Posee una superficie de alrededor de 5.588 hectáreas en las que se encuentran ambientes representativos de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná, Pampa y Espinal.
Sus orígenes se remontan al 10 de octubre de 1990, cuando por Decreto 2149 se creó la Reserva Natural Estricta Otamendi de 4.088 hectáreas. La puesta en valor de sus ambientes y la operatoria como área natural protegida promovieron la redefinición de su categoría de manejo. Es así como, en el año 1994, de acuerdo al Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 453, el predio primitivo quedaba zonificado en Reserva Natural Estricta, Reserva Natural Silvestre y Reserva Natural Educativa.
El 10 de octubre de 2018 se sancionó la Ley Nº Ley 27.456 para la creación del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, que integra la Reserva Natural Otamendi con otras 1.500 de la Reserva Natural Río Luján, que se encontraba bajo jurisdicción de la Provincia de Buenos Aires y luego de un convenio con OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible) fue anexada a la Reserva Natural Otamendi, junto a un sector del delta de Campana.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Se encuentran ambientes representativos de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná, Pampa y Espinal. Ubicado en el encuentro de las ecorregiones Pampeana y de Delta e Islas del Paraná, el Parque conserva pastizales de la pampa ondulada, en sus terrenos más altos, que concluyen abruptamente en una barranca natural. Bajo ésta se extiende una planicie anegadiza compuesta de pastizales inundables, canales, lagunas y bañados. Finalmente, el río Paraná de las Palmas (que en tiempos pretéritos llego hasta la barranca) bordea los campos bajos depositando sedimento con los que se conformó un albardón costero.

Clima:
Templado húmedo. Temperaturas medias: 23,4°C en enero (el mes más cálido) y 10°C en julio (el mes más frío). 1.000 mm de precipitaciones repartidos de manera pareja a lo largo del año, aunque llueve con mayor intensidad en los meses cálidos. Heladas probables de mayo a noviembre. Los vientos del sudeste influyen en el aumento o disminución del caudal de ríos y arroyos.
Se recomienda la visita en primavera (se recomienda llevar repelente porque abundan los mosquitos). En invierno el panorama es menos exuberante, pero no hay insectos.

Flora:
En los pastizales altos las enormes cortaderas o cola de zorro, las flechillas y otros pastos dominan el paisaje con manchones de carquejas y chilcas. Allí aves semilleras como el misto y los corbatitas y muy caminadoras como el inambú común (perdiz) encuentran un sitio clave donde vivir. Los conspicuos cuises y predadores como el hurón común se mueven en sus redes de túneles entre los pastos. En la barranca se conforman bosques naturales de talas, acompañados de sauco, ombúes y espinillos, y son recorridos por zorzales, tacuaritas azules y pepiteros. Allí las comadrejas overas y gatos monteses encuentran refugio diurno.

Fauna:
En los bajos inundables se encentran la mayor parte de especies amenazadas: entre las aves la pajonalera de pico recto, el espartillero enano y el burrito negruzco; y el ciervo de los pantanos entre los mamíferos. Plantas como la serrucheta, los espartillos, totoras y paja brava conforman comunidades esenciales para estas especies. En las lagunas se dan cita varias especies de patos, gallaretas, chorlos y playeros y, en sus cercanías, el federal, el pecho amarillo común y el gavilán planeador. Bajo las aguas el elenco de peces está representado entre otras especies por tarariras, bagres y mojarras. El albardón costero conforma un ambiente propicio para la pava de monte, el boyero negro y los arañeros.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Copo
Región: Noroeste
Provincia: Santiago del Estero

El Parque Nacional Copo, ubicado en Pampa de los Guanacos, provincia de Santiago del Estero, fue creado el 22 de noviembre de 2000, por Ley 25.366, promulgada el 28 de diciembre del mismo año. Abarca una superficie de 118.118 hectáreas, pertenecientes a la ecorregión Chaco Seco.
En el pasado este territorio supo atesorar a los gigantes quiebra hacha, pero en los comienzos del siglo XX y durante décadas, los quebrachales fueron talados y se llevaron de esta región alrededor de 170 millones de toneladas de madera. El saqueo indiscriminado del quebracho colorado se realizó, especialmente, entre los años 1900 y 1966. Esto ocurrió tras la llegada del tren, que sirvió para trasladar millones de toneladas para crear 64.500.000 postes de quebracho colorado de las estancias pampeanas.
Millones de hectáreas de monte fueron destruidas, el clima se tornó mucho más árido y los pueblos fueron condenados a buscar otros rumbos para trabajar. Esta situación de tala, sumada a la ganadería sin control que impide la recuperación de la arboleda, hizo que la cantidad de monte en pie se redujera notablemente, apenas queda el 21% del 80% que cubría a principios de siglo la provincia.
Primeramente, El Copo fue reserva natural, en 1968, luego de algunos años pasó a ser Parque Provincial y el 22 de noviembre de 2000, por ley 25.366, las autoridades nacionales lo declararon Parque Nacional.
Biodiversidad:
Ecosistema:
En el noreste de Santiago del Estero, en el corazón mismo del Impenetrable, uno de los últimos reductos del quebrachal, sobrevivió a la feroz explotación que tuvo en el resto de la provincia, gracias a una menor accesibilidad y distancia del ferrocarril. Con sus más de cien mil hectáreas este Parque Nacional constituye una importante muestra de la ecorregión del Chaco Seco.

Clima:
Subtropical cálido, con estación seca marcada y gran amplitud térmica. Las precipitaciones alcanzan los 700 mm anuales, concentrados entre octubre y marzo. Las temperaturas medias son de 15° C en invierno (con bajo porcentaje de heladas) y 28° C en verano (con máximas absolutas que superan los 50° C).
Se recomienda visitar durante otoño, invierno y primavera; en verano el calor resulta excesivo y las lluvias suelen cortar los accesos.

Flora:
Además del quebracho colorado santiagueño (Schinopsis lorentzii) integran estos espinosos bosques otros árboles como el quebracho blanco, el itín, el guayacán, el mistol y el yuchán (palo borracho), entre muchos otros. En antiguos cauces de ríos se desarrollan pastizales.

Fauna:
Hay tres representantes de nuestra fauna en peligro de extinción que habitan este Parque Nacional, que merecen destacarse: el yaguareté, el tatú carreta y el chancho quimilero. Este último denominado así porque se alimenta de los frutos y pencas del quimil (Opuntia quimilo), un cactus arborescente típico de esta región. Pero también el oso hormiguero grande, el águila coronada y la boa de las bizcacheras, entre otras especies amenazadas de la fauna nativa.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar


Parque Nacional El Impenetrable
Región: Noreste
Provincia: Chaco

Se creó a partir de la Ley 26.996, sancionada el 22 de octubre de 2014 y promulgada el 31 del mismo mes. Sus aproximadamente 130.000 has no sólo tiene valor por el buen estado de conservación de su flora y fauna sino que, además, tiene el suficiente potencial como para convertirse en un importante atractivo turístico, dadas sus especiales características.
Ubicado en el norte de la provincia del Chaco, es el hábitat natural de especies emblemáticas de la zona como son el oso hormiguero, tapir, pecarí, tatú carreta y yaguareté, además de una enorme variedad de aves. Se trata de un área de gran relevancia para la conservación, que permitirá investigar y resguardar el mayor remanente natural del bosque chaqueño.
Biodiversidad:
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional El Leoncito
Región: Centro
Provincia: San Juan

El Parque Nacional El Leoncito se encuentra ubicado al sudoeste de la provincia de San Juan, en el departamento Calingasta. Fue creado en el año 2001, por Ley 25.656. Alcanza una superficie de 89.900 hectáreas, en las que se entremezcla la eco-región de Monte de Sierras y Bolsones, Puna y Altos Andes.
En pleno corazón de la sierra del Tontal y de cara al valle de Calingasta -un verdadero oasis sobre el desierto sanjuanino- el Parque Nacional El Leoncito resulta todo un apelativo a los sentidos. Pocos lugares en el mundo pueden jactarse de tener un cielo con la calidad del que envuelve a la naturaleza cuyana en esta porción de maravillas.
Conservando una muestra representativa de ambientes tales como el Monte, la Puna y los Altos Andes, el Parque Nacional El Leoncito contribuye al mantenimiento de ese cielo, evitando las consecuencias de actividades humanas que generan luces y polvo atmosférico que amenazan seriamente su calidad natural. Su limpieza y diafanidad, con un número cercano a las trescientas noches despejadas por año, son condiciones ideales para la observación, y por ello sobre el macizo cordillerano resaltan las moles blancas de dos complejos astronómicos de gran importancia a nivel nacional y mundial.
Biodiversidad:
Clima:
Frío seco en la zona alta y subtropical seco en la baja, donde la temperatura media es de 26 ° C en verano (con máximas de 35 °C) y de 10°C, en invierno (con mínimas de -10°C). Gran amplitud térmica, alto índice de heliofanía (luminosidad) y hasta 200 mm anuales de lluvia, concentrados en la época veraniega. Nevadas excepcionales en las zonas bajas.
Se recomienda visitar durante todo el año, aunque la primavera -con sus retamos florecidos- tiene un encanto especial y las lluvias veraniegas pueden originar cortes momentáneos en los caminos.

Flora:
El Monte de Sierras y Bolsones se extiende exhibiendo sus características y resinosas jarillas, por los valles más bajos, a unos 1.600 metros sobre el nivel del mar. Aquí también se encuentran ejemplares de una especie en riesgo de extinción, el retamo (Bulnesia retama), arbusto de durísima madera, utilizado históricamente como recurso, también, por la cera que recubre sus ramas jóvenes. Más arriba, en las estribaciones y los filos de las sierras, hasta los 4300 metros sobre el nivel del mar, se advierte la naturaleza característica de la Puna y de los Altos Andes, con sus gramíneas de hojas duras, los coirones y las verdes yaretas, cuyas ramas y hojas crecen extendiéndose por el suelo, sin alcanzar alturas mayores a los pocos centímetros. Dos plantas son exclusivas de esta zona: Mulinumetchegarayi y Trichloclinecinerea.

Fauna:
Desplazándose entre el suelo de roca desnuda y la vegetación de apariencia achaparrada y arbustiva, vagan guanacos, suris o ñandúes petisos, cuises, zorros colorados y pumas, mientras que el límpido aire es surcado por un elenco de aves, algunas de mimético plumaje como la agachona y otras de coloración notable como el azul y amarillo que viste a los comesebos.
Hace pocos años se descubrió una nueva especie conocida como bagrecito del Leoncito (Silvinichthysleoncitensis).Esta especie habría evolucionado en el área hace miles de años en una época más húmeda que la actual, cuando el arroyo El Leoncito estaba conectado con el río San Juan o con el Barreal Blanco.Una disminución de los caudales habría desconectado al pequeño arroyo del resto de la cuenca, aislando en él a una población de este género, la cual logró sobrevivir miles de años adaptándose a su microhábitat —donde es el único pez nativo en él—, transformándose así en una especie distinta.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional El Palmar
Región: Centro Este
Provincia: Entre Ríos

El Parque Nacional El Palmar está ubicado en el sudeste de la provincia de Entre Ríos. Sus 8.213 hectáreas pertenecen a la ecorregión Espinal. El área fue creada el 28 de enero de 1966, por ley 16.802.
Biodiversidad:
Ecosistema:
En la confluencia de las ecorregiones pampeana y del espinal, en el oeste entrerriano.

Clima:
Templado. Las temperaturas medias van desde los 25°C en verano (con máximas que rondan los 40°C) y los 11°C en invierno (con heladas eventuales). Alrededor de 1.400 mm anuales de lluvia, con picos en la época estival.
Temporada más propicia para visitar el Parque: todo el año.

Flora:
Se encuentra una de las muestras más importantes de los palmares de yatay. Antaño cubrían una vasta zona que corría desde el sur de Paraguay, Brasil, la provincia de Corrientes hasta Entre Ríos.
El Parque Nacional El Palmar resguarda ecosistemas especiales que fuera de sus límites prácticamente han desaparecido por el avance de las actividades agropecuarias.
En las sabanas de palmeras, carpinteros, cotorras y halconcitos colorados buscan refugio, alimento y sitios donde nidificar en troncos y copas.

Fauna:
En tanto que en los pastizales, aves caminadoras como los inambúes se escabullen de zorros, gatos monteses y hurones. En las riberas de los arroyos El Palmar, Los Loros y el río Uruguay se yergue la selva ribereña, que cobija corzuelas pardas, osito lavadores y, en los arroyos, carpinchos y lobitos de río.
Entre las aves de la selva el tingazú, la urraca común y los anambés son especies comunes. En las zonas más bajas del pastizal se formas humedales temporarios en los que se dan cita garzas, jacanas, teros y tortugas acuáticas.
En cercanías del sector de camping los lagartos overos merodean durante los días calurosos y durante las noches las vizcachas pastorean mansamente en los alrededores de sus madrigueras.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional El Rey
Región: Noroeste
Provincia: Salta

El Parque Nacional El Rey se ubica a unos 200 kilómetros al Este de la ciudad de Salta capital y fue creado el 24 de junio de 1948. Posee una superficie de 44.162 hectáreas que contienen muestras de las ecorregiones de Yungas y Chaco Seco.
El área estuvo ocupada desde tiempos remotos por grupos indígenas agricultores. Los materiales arqueológicos hallados en el Parque están representados por piezas cerámicas de color gris y naranja, con asas de motivos zoomorfos y hachas de piedra pulida. Aún hoy, en toda esta región habitan comunidades indígenas descendientes de dichos grupos. En el Siglo XVIII la antigua Finca “El Rey” fue uno de los fuertes de la frontera oriental de Salta y Jujuy, dependientes del Virreinato del Alto Perú. Fue adjudicada en 1767, por Merced Real, al Coronel Fernández Cornejo y Rendón, quien había ejecutado ese año la expulsión de los Jesuitas.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Contiene muestras de las ecorregiones de Yungas y Chaco Seco, y transición entre ambos ambientes.

Clima:
Las temperaturas medias rondan los: 8ºC en invierno, y 21ºC en verano. Llueve entre noviembre y marzo. Se registran temperaturas bajo cero y nevadas en las cumbres de los cerros.

Flora:
La selva se distribuye en distintos pisos o estratos a medida que aumenta la altura. El más bajo corresponde al bosque chaqueño serrano con especies como el horco quebracho, el cochucho, el atamisque y los cardones. Luego comienza la selva de transición con tipas y pacaraés, seguida luego por la selva montana con grandes ejemplares de cedro, tarco, tipa y nogal. La selva de mirtáceas donde predomina el palo barroso, el alpamato, el mato, el chal- chal, y el güili comienza a partir de los 800 m. Por sobre los 1.500 m crecen bosques de pino del cerro, luego aliso y finalmente la queñoa. Uno de los aspectos más llamativos es la gran variedad de epífitas como la bromelia tanque, los claveles del aire y varias especies de orquídeas. En las partes más altas de los cerros crece el pastizal serrano.

Fauna:
La fauna es variada con aves como la chuña de patas rojas, la charata y la pava de monte común, y también corzuelas pardas y rojas, pecaríes, lobitos de río, tapires, zorros y pumas. Los ríos y arroyos están poblados por varios peces nativos como dorados, bogas, bagres y sábalos. En la Laguna de los Patitos, habitan diversas aves acuáticas: la gallareta escudete rojo, la pollona negra, el pato cutirí y el macacito gris.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Iberá
Región: Noreste
Provincia: Corrientes

El Parque Nacional Iberá, ubicado en la provincia de Corrientes, posee una superficie de 183.500 hectáreas pertenecientes a la ecorregión de los Esteros del Iberá.
Las tierras fueron cedidas por Conservation Land Trust y Fundación Flora y Fauna a través de un proceso gradual de donación a Parques Nacionales que comenzó en noviembre de 2016. La ley de creación del área protegida, Nº 27.481 sancionada el 5 de diciembre de 2018 y promulgada el 21 de diciembre de 2018, establece la protección de los recursos naturales y culturales de los esteros correntinos.
Biodiversidad:
Ecosistema:
A veces llamado “el pantanal argentino”, Iberá es uno de los grandes humedales de agua dulce del planeta. El ecosistema sustenta una fabulosa vida silvestre que incluye más de 360 especies de aves.

Clima:
Prevalece el clima subtropical húmedo, con veranos muy calurosos y abundantes lluvias.

Fauna:
El área protegida alberga una enorme diversidad de vida silvestre, incluyendo especies con un frágil estado de conservación como el ciervo de los pantanos, el venado de las pampas, el aguará guazú y una amplia variedad de aves.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Iguazú
Región: Noreste
Provincia: Misiones

El Parque Nacional Iguazú está ubicado próximo a Puerto Iguazú, Provincia de Misiones. Posee una superficie de 67.620 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Selva Paranaense.
El Parque Nacional Iguazú fue designado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 1984. Además, las Cataratas del Iguazú, una de las nuevas Maravillas del Mundo, poseen Valor Universal Excepcional, según la Unesco.
El río Iguazú, que significa en guaraní agua grande, desemboca en el Paraná y corre con una anchura de 1.500 metros, salpicando islas e islotes para desembocar en un barranco de lava formado hace 120 millones de años.
Gregorio Lezama fue el primer propietario de estas tierras y, por considerarlas de escaso valor, las vendió en un remate público cuyo anuncio rezaba “bloque de selva que linda con varios saltos de agua”.
Su siguiente dueño, Domingo Ayarragaray, lo promovió parcialmente, colocando un hotel y caminos para que los visitantes pudieran ver los saltos y explotó el tesoro maderero del lugar hasta que fue adquirido por el gobierno del Presidente Hipólito Yrigoyen.
Luego de esta incorporación al patrimonio nacional, el 9 de octubre de 1934 fue declarado Parque Nacional a través de la Ley 12.103.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Parque Nacional Iguazú conserva una muestra de la Ecorregión de la Selva Paranaense, también denominada Bosque Atlántico del Alto Paraná, que es la de mayor biodiversidad del país.

Clima:
El clima es tropical serrano con estación seca. Las temperaturas medias van de los 24ºC en verano a los 14ºC en invierno. Las precipitaciones son de 1800 mm anuales, concentrados en la estación de verano.
Temporada más propicia para visitar el Parque: todo el año.

Flora:
Su exuberante selva abunda en lianas, epifitas y helechos. En distintos sitios presenta diferentes tipos de composiciones, con predominancia de determinadas especies, como el bosque de palmito y palo rosa, árbol gigante de la selva con cerca de 40 metros de altura) o el de laurel y guatambú.
Además, la selva de ribera se encuentra en los márgenes de cuerpos de agua. Los distintos estratos de la selva ofrecen diferentes opciones a la variadísima fauna que habita este Parque.

Fauna:
Monos caí, coatíes, ardillas serelepes, tucanes, variedad de coloridos fruteros, ruidosas urracas y hasta algún margay, pueden observarnos desde lo alto o a media altura, en sus árboles.
En el suelo podemos descubrir agutíes, cuises, corzuelas, zorros de monte, lagarto overo y, por sus huellas, es posible adivinar la presencia del yaguareté.
En el agua algún yacaré, el aninga o biguá cuello de víbora y tortugas de agua, junto a numerosos peces son presencias habituales. Desde el cielo, jotes y enjambres de vencejos de cascada (este último emblemático del área protegida) son infaltables actores de un concierto alado por demás llamativo.
La mención de especies sería interminable. Pensemos que solamente para el caso de las aves, se detectaron en el parque 450 especies.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar


Parque Nacional Islas de Santa Fe
Región: Centro Este
Provincia: Santa Fe

El Parque Nacional Islas de Santa Fe está ubicado en la provincia de Santa Fe. Posee una superficie de 4096 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Delta e Islas del Paraná.
El 14 de agosto de 2008, por Ley 12.901, la Legislatura de Santa Fe autorizó la cesión al Estado Nacional de las islas que conforman el Parque. El 13 de octubre de 2010 se sancionó la Ley Nacional 26.648, promulgada el 15 de noviembre del mismo año, a partir de la cual se aceptó la cesión de tierras.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Parque Nacional se emplaza en la ecorregión de Islas y Delta del Paraná. El río Paraná en sus movimientos constantes ha dado origen a las ocho islas que hoy conforman el área protegida. Las islas deltaicas típicas varían sus formas constantemente. Lo mismo sucede con sus ambientes producto, en gran parte, de la fuerza modeladora y el aporte del gran río.
Los arroyos y lagunas y el río dominan el paisaje entre islas.

Clima:
Templado húmedo. Las temperaturas medias van desde los 23ºC en verano (con máximas superiores a los 40º C) y los 13° C en invierno (con eventuales heladas). Hay entre 800 y 1.020 mm anuales de precipitación, concentrados entre enero y mayo. Los vientos del Sudeste generan aumentos en el nivel de ríos y arroyos.
La temporada más propicia para visitar el área es en otoño y primavera, que dispensan días de agradable temperatura y noches frescas.

Flora:
La vegetación está dominada por hierbas como canutillos y pajonales y las leñosas por alisos de río, curupíes y ceibos.

Fauna:
La fauna se encuentra representada por lobitos de río y carpinchos, entre los mamífero. La pollona azul, gallito de agua o jacana, gallinetas y chajaes se destacan entre las aves. Las tortugas de laguna y la tortuga pintada entre los reptiles. Los sábalos, bogas, bagres y tarariras, entre los peces.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Lago Puelo
Región: Región Patagonia
Provincia: Chubut

El Parque Nacional Lago Puelo está ubicado en la provincia de Chubut. Posee una superficie de 27.674 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Bosques Patagónicos.
El origen del nombre del Parque, que se debe al Lago Puelo, deriva de las voces mapuches puel, que significa este, y co, que significa agua.
En el año 1937 el Estado argentino, a través del Decreto Nº 105.433, declaró como reservas con destino a parques nacionales varias zonas andinopatagónicas. Entre ellas se encontraba Los Alerces en la Provincia de Chubut, que contaba con un anexo situado a unos 115 km al norte. Posteriormente, en 1945, a través del Decreto-Ley Nº 9504 ratificado por Ley Nº 13.895, se declaró Parque Nacional la Reserva Los Alerces manteniendo el Anexo. En el año 1971 la citada Ley 13.895 es modificada por la Nº 19.292 que otorga el estatus de Parque Nacional al, hasta ese momento, Anexo Puelo
Biodiversidad:
Ecosistema:
Entre volcanes, ventisqueros y lagos, se yergue la selva valdiviana del Parque Nacional Lago Puelo. Esta área protegida, hallada en la ecorregión de los Bosques Patagónicos lleva el nombre del lago que desagua en el Pacífico. Allí se manifiesta uno de los puntos más bajos de la cordillera: 200 metros sobre el nivel del mar. El clima particular debido a la humedad de lluvias y la influencia marina permiten que la selva valdiviana, próspera en la cordillera chilena, ingrese suntuosa a esta zona.

Clima:
Frío húmedo, más atemperado que el de los otros parques de la región. Las temperaturas medias van desde los 17°C en verano (con máximas superiores a los 35°C) y los 5°C en invierno (con mínimas de hasta -9°C). Hay 1.400 mm de lluvia por año en el Área Recreativa, concentrados entre mayo y agosto y nevadas ocasionales en los meses más fríos.
La temporada ideal para visitarlo es fines primavera, verano y principios de otoño (noviembre- abril).

Flora:
La variedad vegetal del Parque Nacional es muy particular en nuestro país, puesto que si bien contiene especies de plantas que están representadas escuetamente en otras áreas protegidas de Argentina, hay una variedad que no están representadas en ninguna otra área natural. Entre ellas el avellano (Gevuina avellana) el ulmo (Eucryphia cordifolia), el tique u olivillo (Aextoxicon punctatum) y el lingue (Persea lingue). Además, posee bosques puros de pitra o patagua, los cipresales más extensos de la actualidad y es uno de los tres parques nacionales que protegen al alerce.

Fauna:
Entre las especies animales, se pueden encontrar aves como el picaflor rubí y el pato de los torrentes; y mamíferos como el huemul y el monito de monte. Entre los peces, la peladilla listada y la rana verde-dorada. Además de la especie Eupsophus emiliopugini, que en Argentina sólo se encuentra en Lago Puelo.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Laguna Blanca
Región: Región Patagonia
Provincia: Neuquén

El Parque Nacional Laguna Blanca está ubicado en las cercanías de Zapala, provincia de Neuquén. Posee una superficie de 11.250 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Estepa Patagónica.
Se considera a Laguna Blanca como uno de los cuerpos de agua dulce más importantes de la región norte de Patagonia, permitiendo diferentes formas de vida. Ha sido lugar de encuentro para las comunidades originarias y pobladores criollos, de paso a sus lugares de veranadas, quedando diversos vestigios culturales que así lo manifiestan.
La historia cronológica de este área protegida se remonta a mayo de 1940, pero su creación como Parque Nacional queda formalizada el 28 de abril de 1945 mediante el Decreto Ley Nº 9504, ratificado por Ley 13.895.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Se encuentra ubicado en la ecorregión de la Estepa Patagónica.

Clima:
Árido y ventoso, con gran amplitud térmica diaria. Las temperaturas medias van desde los 22°C en verano (con máximas superiores a los 40°C) y los 5°C en invierno (con mínimas de hasta -20°C). Hay desde 150 a 200 mm anuales de lluvia, concentrados en la estación invernal y nevadas de consideración durante los meses más fríos. Predominan los secos y fuertes vientos del oeste.
La temporada ideal para visitarlo es de noviembre a marzo.

Flora y fauna:
El rasgo particular de la región es el cuerpo de agua que da el nombre al Parque, situado entre antiguos cónicos volcánicos. La Laguna Blanca se encuentra a 1270 metros sobre el nivel del mar, tiene una superficie aproximada de 1.700 hectáreas y 10 metros de profundidad máxima. Es alimentada por dos arroyos temporarios de escaso caudal: el del Llano Blanco y el Pichi-Ñireco.
La gran variedad de aves que habitan la región conforma un gran atractivo del parque. Además de cisnes cuello negro, gallaretas y varias especies de patos, más de cien especies visitan las distintas lagunas en diferentes épocas del año. Entre ellas cabe mencionar chorlos, flamencos, playeros y macáes plateados. Entre los anfibios se destaca la rana acuática patagónica, endemismo regional.
Otro aspecto de interés son las bardas que bordean la laguna del lado norte. En sus paredes abruptas nidifican aves de presa como el aguilucho común y el halcón peregrino. Por las cornisas pueden verse a los chinchillones o vizcachas de la sierra, pumas, zorros, piches, choiques, y cóndores.
La vegetación de la estepa patagónica se adaptó a través del tiempo a las condiciones climáticas. Desarrollaron formas y tamaños resistentes a los fuertes vientos, a la nieve y a la falta de agua en verano. Las plantas del área protegida se caracterizan por su baja estatura, por tener púas y espinas, y por sus raíces profundas. El Parque conserva muestras de comunidades terrestres como arbustos con duraznillo, matas, neneo, molle e importantes sectores con pastizales de coirón -gramínea que crece en compactas matas amarillentas.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Lanín
Región: Región Patagonia
Provincia: Neuquén

El Parque Nacional Lanín está ubicado en el sur de la provincia de Neuquén. Posee una superficie de 412.013 hectáreas pertenecientes a la ecorregión de Bosques Patagónicos con sectores de Estepa Patagónica y Altos Andes.
El Decreto Nº 105.433, de 1937, fijaba para distintos territorios en la Patagonia andina la condición de reservas con destino a la posterior creación de parques nacionales. Uno de tales territorios, en el SO de Neuquén, era la Reserva Lanín. Al año siguiente, por el Decreto Nº 125.596 de febrero de 1938, los límites primeramente establecidos fueron redefinidos y en abril del año 1945, el Decreto Ley Nº 9504, ratificado por la Ley Nº 13.895, declaraba Parque Nacional a varias reservas y entre ellas a la Reserva Lanín.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El majestuoso volcán Lanín que se alza a unos 3.776 metros en la cordillera de los Andes domina desde ciertos sectores el Parque Nacional que lleva su nombre. Este se encuentra ubicado en las ecorregiones del Bosque Patagónico, Altos Andes y la Estepa Patagónica. Un rosario de veinticuatro esplendidos lagos glaciarios, ríos, saltos y cascadas, como Chachín, se encuentran en sus límites.

Clima:
Templado húmedo (a excepción de la zona altoandina, sujeta al régimen de nieves). Las temperaturas medias van desde los 4°C en invierno a los 20°C en verano. Las precipitaciones promedian los 1.800 mm anuales, aunque en ciertas áreas cordilleranas superan los 4.000 (por ejemplo, Queñi y Quillén-Añihuaraqui). Las lluvias se concentran de mayo a agosto, con picos en junio y las nevadas, de mayo a octubre. Se recomienda visitar a fines de primavera, verano y principios de otoño (noviembre-abril).

Flora:
Conserva un muestrario botánico importante en la regulación hídrica del norte patagónico. Entre las plantas, varias hierbas y arbustos son endémicos. Además, hay bosques de pehuén, roble pellín y raulí. Las majestuosas elevaciones de la cordillera presentan cumbres nevadas y sus laderas cubiertas de densos bosques de Nothofagus. En las zonas menos elevadas de Hua Hum ingresa desde el oeste, exuberante, la selva valdiviana.

Fauna:
La fauna del área protegida abarca 233 especies de vertebrados nativos. Pumas, zorros y un marsupial, el monito de monte, se encuentran entre los mamíferos y el churrín grande, el cóndor, el aguilucho cola rojiza, el fío fío silbón como representantes entre las aves.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Lihué Calel
Región: Región Patagonia
Provincia: La Pampa

El Parque Nacional Lihué Calel está ubicado al sur oeste de General Acha (120 km), en la región centro sur de la provincia de La Pampa. Posee una superficie de 32.514 hectáreas que pertenecen a la ecorregión Monte de Llanuras y Mesetas, con parches de Espinal.
Muy diferentes del entorno, la oferta de recursos que proveen las sierras permitieron el asentamiento de diversas comunidades indígenas. La presencia de pinturas rupestres y otras manifestaciones permiten inferir, además, que para estas comunidades se trataba de un espacio sagrado. Más tarde pudo convertirse en un importante sitio de reabastecimiento y un lugar propicio para arreos de ganado. Las sierras se convirtieron en un punto importante durante la denominada “Campaña del Desierto” de 1879, como lugar donde Namuncurá intentó reorganizar sus fuerzas frente al avance de las tropas de Lavalle.
Tras la ocupación de la zona, quedó desarticulado el espacio ocupado por las poblaciones indígenas, dado que el nuevo modelo de producción impuesto por las clases dominantes y basado en estancias ganaderas, no era compatible con el uso anterior.
Entre fines del siglo XIX y principios del siglo XX ocurre un proceso de asentamientos de poblaciones de inmigrantes, con el auge del modelo de ganadería ovino.
En 1943 las tierras fueron adquiridas por Luis Gallardo, quien hace construir La Casona, para pasar las vacaciones familiares.
Ya hacia 1964, el gobierno provincial expropió la estancia con la idea de utilizar las tierras con fines turísticos. En 1976 ceden los terrenos al Gobierno Nacional que, por Decreto Nº 609, crea el Parque Nacional para asegurar la conservación de la biodiversidad regional. Ya en los años 2000, la superficie original de poco más de 9000 ha, se ve más que triplicada con la incorporación de sectores del llano circundante incluido sectores del salitral Levalle, llegando a la superficie actual.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Las antiguas sierras de Lihué Calel, de origen volcánico y con apenas 590 metros en su cerro más elevado (Cerro de la Sociedad Científica), se erigen en un sector de la ecorregión de Monte de Mesetas y Llanuras. Es una conformación única en un ambiente dominado por una vasta estepa aparentemente inhóspita en el centro sur de la provincia de La Pampa.

Clima:
Templado y seco, con gran amplitud térmica anual. Las temperaturas medias rondan los 7°C en invierno (con mínimas bajo cero) y los 24°C en verano (con máximas superiores a 40° C). Hay unos 400 mm anuales de lluvia, concentrados en la época invernal, y heladas frecuentes entre principios de abril y mediados de octubre.
La temporada ideal para visitarlo es en primavera y a principios de otoño.

Flora:
Estas sierras propician un microclima particularmente más húmedo en contraste con los ambientes predominantes por lo que muchas especies de vegetales se desarrollan en condiciones singulares, lo que ha contribuido a que prospere una gran diversidad de especies de la flora local. El 40% de las plantas de la provincia se encuentran en estas tierras.
La Margarita Pampeana (Gaillardia cabrearae), una leguminosa llamada Adesmia lihuelensis y la melosa (Grindelia covasii) son endémicas de las sierras.
En la zona se forman arroyos y en sus cercanías se desarrollan el caldén, árbol procedente del espinal, acompañado de sombra de toro y alpatacos.

Fauna:
Un variado elenco se presenta en la zona. Guanacos, zorros grises, pumas, maras, entre los mamíferos y ñandúes, martinetas, yales entre las aves. El Parque Nacional protege especies amenazadas como el águila coronada, el halcón peregrino, el cardenal amarillo, el esquivo armadillo pichiciego menor y la tortuga terrestre patagónica. Incluso algunas especies invasoras se han asentado en la zona: el jabalí europeo y el ciervo colorado.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Los Alerces
Región: Región Patagonia
Provincia: Chubut

El Parque Nacional Los Alerces está ubicado en el oeste de la provincia de Chubut. Posee una superficie de 259.570 hectáreas pertenecientes a la ecorregión de Bosques Patagónicos.
El Decreto Nº 105.433 de 1937 fijó para distintos territorios en la Patagonia andina la condición de reservas con destino a la posterior creación de Parques Nacionales. Uno de dichos territorios fue el de la Reserva de los Alerces.
En abril de 1945, a través del Decreto Ley Nº 9504, ratificado por la Ley Nº 13.895, se declaraba Parque Nacional a varias reservas y entre ellas a la Reserva Los Alerces, la cual a partir de ese momento, asumía la categoría de Parque Nacional.
El 7 de julio de 2017 la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) declaró Sitio de Patrimonio Mundial a 188.379 hectáreas del Parque Nacional Los Alerces, de las cuales más de siete mil protegen Bosques Milenarios de Alerces (Fitzroya cupressoides), con ejemplares que alcanzan 2.600 años de existencia.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Se encuentra ubicado en la ecorregión de los Bosques Patagónicos.

Clima:
Templado a frío y húmedo. Las temperaturas medias en las zonas bajas van desde los 14 °C en verano (con máximas superiores a los 30°C) y los 2°C en invierno (con mínimas de varios grados bajo cero). Entre 800 y más de 3.000 mm anuales de precipitación, de este a oeste, concentrados en la época invernal. Nevadas habituales en los meses más fríos.
Se recomienda visitar a fines de primavera, verano y principios de otoño (noviembre-abril).

Flora:
En plena Cordillera surcada por lagos y ventisqueros, el Parque Nacional contiene la porción de selva valdiviana de mayores proporciones en suelo argentino. En sus frondosos y añosos bosques atesora los representantes más australes de caña coligüe, arrayán, coihue y alerces. Allí, en el Brazo Norte del lago Menéndez se halla el alerzal más longevo conocido. Uno de sus individuos tiene casi 60 metros de altura, más de 2,20 metros de diámetro y 2.600 años de existencia. Sin dudas el alerce es nuestra especie arbórea más longeva y corpulenta.

Fauna:
Entre los animales vertebrados se destacan especies de mamíferos como el pudú o venadito, el gato huiña, algunas de las principales poblaciones de la especie del huemul; aves como el pato de los torrentes y la paloma araucana; y anfibios como la ranita grácil y la rana Batrachyla fitzroya, exclusiva del lago Menéndez donde fue recientemente descubierta.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar


Parque Nacional Los Arrayanes
Región: Región Patagonia
Provincia: Neuquén

El Parque Nacional Los Arrayanes comprende la Península de Quetrihué que se interna en el Lago Nahuel Huapi, en el sur de la Provincia de Neuquén. Posee una superficie de 1.796 hectáreas pertenecientes a la ecorregión de Bosques Patagónicos.
La Península de Quetrihué fue parte integrante del Parque Nacional Nahuel Huapi desde la creación del mismo. Luego, por consideraciones técnico legales se estimó conveniente asignar, a la Península señalada, el carácter de Parque. No obstante, conjuntamente con la jurisdicción del Parque Nacional Nahuel Huapi integran una única unidad de conservación y manejo, cuyo centro administrativo (Intendencia del Parque Nacional Nahuel Huapi) funciona en la ciudad de San Carlos de Bariloche.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Parque Nacional se encuentra en la ecorregión de los Bosques Patagónicos.

Clima:
Frío húmedo. Las temperaturas medias van desde los 3° C en invierno y los 14° C en verano. Hay 1.300 mm anuales de lluvia, concentrados en la época invernal y nevadas entre fines de julio y septiembre.
La temporada ideal para visitarlo es fines primavera y a principios de otoño.

Flora:
En sus modestas dimensiones conserva una magnifica muestra de arrayanes del sur que conforman un gran y añoso bosque de características particulares. En pocos sitios de Chile y Argentina se repite de manera similar. Además, bosques de coihues y ñires flanquean la península de Quetri Hue que ingresa como una lengua gigante en el extremo norte del lago Nahuel Huapi.

Fauna:
En el centro de la península se forman dos lagunas llamadas Hua Huan y Patagua en las que se han registrado al huillín, una nutria verdadera, que se halla en riesgo de extinción. Entre las aves se destacan el carpintero pitío, la cotorra cachaña y la remolinera araucana. Además, en islas cercanas al Parque Nacional Los Arrayanes, se encuentra la subespecie de agua dulce de cormorán imperial.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Los Cardones
Región: Noroeste
Provincia: Salta

El Parque Nacional Los Cardones se ubica en el departamento de Cachi, centro oeste de la provincia de Salta. Abarca una superficie de 64.117 hectáreas que albergan ambientes de las ecorregiones Altos Andes, Puna, Monte de Sierras y Bolsones y Yungas.
Fue creado en noviembre de 1996, por Ley 24.737 Unos diez años antes de su creación legal, comenzaron las gestiones que permitieran concretar su creación. Entre tales gestiones sobresale la promulgación de la Ley Provincial Nº 6.805 por la que Salta cede a la Nación la jurisdicción de los terrenos que debían constituir el Parque Nacional.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Parque posee muestras de ambientes naturales de diferentes ecorregiones: los Altos Andes, la Puna, el Monte de sierras y bolsones (en donde se desarrolla el cardonal); y hasta un sector con pastizal de neblina, propio de la región de las Yungas.

Clima:
El clima es árido en gran porcentaje del Área, con gran amplitud térmica; temperaturas medias: 11° C en invierno (con mínimas bajo cero) y 18° C en verano (con máximas de 30° C); hasta 150 mm anuales de lluvias, concentrados entre noviembre y marzo; nevadas excepcionales en las zonas bajas.
Se recomienda visitarlo entre abril y noviembre.

Flora:
Este Parque Nacional conserva una densa muestra de cardón o pasacana (Trichocereus pasacana). Si bien en nuestro país hay otras especies, esta es la típica, aquella que nos viene a la memoria cuando se menciona al cardón, ese enorme cactus de porte arbóreo y forma de candelero. Su utilización por parte del hombre en los Andes ha sido de especial importancia para distintas culturas que habitan y habitaron la región.
Además, el Parque posee muestras de ambientes naturales de diferentes ecorregiones: los Altos Andes, la Puna, el Monte de sierras y bolsones (en donde se desarrolla el cardonal); y hasta un sector con pastizal de neblina, propio de la región de las Yungas.
Las comunidades altoandinas son estepas de pastos y/o arbustos bajos. En sitios donde aflora el agua, se forman las vegas de altura, ojos de agua rodeados por un césped verde y apretado, pequeños oasis en el desierto.
En la prepuna, sorprende la presencia de bosques de churqui (Prosopis ferox) a 2.600 m. de altura, en aquellas zonas donde el surgimiento de agua subterránea lo permite. Constituyen verdaderos oasis, sitio de congregación tanto de la fauna nativa, como del hombre con sus animales domésticos. Abundantes restos líticos y cerámicos esparcidos por el suelo, nos dan una idea del gran valor que ha tenido históricamente el churcal, fuente de leña, forraje y refugio, y la sobreexplotación que ha sufrido.
En el Monte principalmente se destaca la diversidad de cactus. Se trata del sitio con mayor diversidad del país y una de las más altas del mundo. Algunos ejemplos son el híbrido natural Trichomoza roseinflora, que crece casi exclusivamente en este Parque Nacional. O el pequeño cardoncito Trichocereus smirzianus, un endemismo del pastizal de altura de los valles calchaquíes, que está escasamente representado en el Parque. Sin embargo, hay otras especies en la zona como por ejemplo Lobivia walteri (endémica y amenazada), que no están amparadas en él.

Fauna:
En cuanto a la fauna, también habitan el Parque especies amenazadas como el gato del pajonal, la monterita serrana (Poospiza baeri) o el zorro colorando. Ejemplos de fauna típica de sus ambientes son el tuco tuco puneño, el carpintero andino, la culebra andina y la ranita de las piedras. Además, caben mencionar al guanaco, Cóndor andino, el zorro gris, zorrino, guaipo (o copetona) y el chinchillón. Se resalta la presencia del “yasto” o “carpintero de las piedras” (que es el ave emblemática del Parque).
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Los Glaciares
Región: Región Patagonia Austral
Provincia: Santa Cruz

El Parque Nacional Los Glaciares está ubicado en el sudoeste de la provincia de Santa Cruz, posee una superficie de 726.927 hectáreas y fue creado para preservar una extensa área de hielos continentales y glaciares, del bosque andino-patagónico austral y muestras de la estepa patagónica. Es el más extenso del Sistema Nacional de Áreas Protegidas Argentinas.
En 1937, a través del Decreto Nº 105.433, se fijó para distintos territorios en la Patagonia andina la condición de Reservas con destino a la posterior creación de Parques Nacionales. Uno de estos territorios fue el de la Reserva de los Glaciares. En septiembre del año 1942, la Presidencia de la Nación, por Decreto Nº 129.433, amplió el margen costero de la Reserva sobre el Canal de los Témpanos y la costa Norte del Lago Rico.
Años más tarde, en abril de 1945, el Decreto Ley Nº 9504, ratificado por la Ley Nº 13.895, declaró Parque Nacional a varias reservas y entre ellas la Reserva Los Glaciares, la cual, a partir de ese momento, asumía la categoría de Parque Nacional.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Parque Nacional Los Glaciares se encuentra emplazado en la ecorregión de la Estepa Patagónica y los Bosques Patagónicos. Su nombre evoca la magnitud de los numerosos glaciares que contornean el paisaje de la cordillera austral. En sus lentos movimientos estos gigantes ríos congelados, forman constantemente siluetas caprichosas que avanzan y retroceden. Incluso, algunas de ellas recuerdan puentes, diques y cavernas.
Los desprendimientos de grandes bloques de hielos son igual de impactantes que la visión que ofrecen las grandes masas glaciarias entre montañas y bosques. El glaciar Perito Moreno es el de mayor renombre a nivel mundial debido a la facilidad de acceso y el periódico espectáculo de su ruptura.
El paisaje se completa con la presencia de lagunas y ríos de deshielo, lagos, y cerros imponentes como el Chaltén o Fitz Roy y el Torre.
Por su espectacular belleza, su interés glaciológico y geomorfológico y las especies de su fauna en peligro de extinción, en 1981, la UNESCO lo declaró Patrimonio de la Humanidad, convirtiéndose en el primer Parque Nacional en obtener dicha mención.

Clima:
Templado a frío y húmedo. Las temperaturas medias van desde los 0,6° C en invierno y 13,4º C en verano, para las zonas más bajas (en las de mayor altura la temperatura media anual rondaría los -3° C). En promedio, hay desde 500 a 900 mm anuales de lluvia, de este a oeste, distribuidos bastante homogéneamente a lo largo del año. Hay nevadas abundantes durante los meses más fríos y vientos más intensos en el verano.
La temporada ideal para visitarlo es primavera, verano y a principios de otoño (septiembre-abril).

Flora:
En los bosques se destacan la lenga, el ñire y el guindo; hacia el este, a medida que se desciende de los cordones montañosos, comienzan a preponderar el notro y el calafate. Finalmente, se abre la estepa patagónica con sus característicos pastizales y arbustos achaparrados y espinosos, como el coirón, neneo y mata guanaco, entre otros.

Fauna:
Entre las aves, se puede encontrar desde el cóndor, águila mora, carpintero patagónico, yal austral, hasta pato de los torrentes. Además, se puede ver al emblemático huemul –cuya población más austral encuentra refugio en este parque-, el zorro colorado y el puma, entre otros mamíferos nativos.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Mburucuyá
Región: Noreste
Provincia: Corrientes

El Parque Nacional Mburucuyá está ubicado en Mburucuyá, provincia de Corrientes. Posee una superficie de 17.086 hectáreas pertenecientes a la ecorregión de los Esteros del Iberá.
Las tierras que pasaron a formar el Parque Nacional Mburucuyá el 27 de junio de 2001, a través de la Ley 25.447, fueron donación de una pareja de daneses, la del abogado y naturalista Troels Myndel Pedersen y su esposa Nina Sinding.
Biodiversidad:
Ecosistema:
En la Ecorregión de los esteros del Iberá, pero con influencia de las vecinas regiones chaqueña, paranaense y del espinal, el Parque Nacional Mburucuyá posee un mosaico de ambientes naturales y una gran diversidad florística y faunística.

Clima:
Subtropical húmedo. La temperatura media anual es de 21°C, con máximas superiores a los 40°C en verano y ocasionales heladas en invierno. Hay unos 1.200 mm anuales de lluvia, con picos en otoño y primavera.
La temporada más propicia para visitar el Área Protegida es desde febrero a julio.

Flora:
Llama la atención en este parque la gran cantidad de lagunas circulares que posee, típicas de esta zona del país, y que junto a esteros y cañadas, constituyen una abundante oferta de ambientes acuáticos.
Junto a ellas, hermosos pastizales naturales con palmares de yatay (Butia yatay), representante del espinal, cuya distribución original se ha reducido drásticamente debido a la expansión de la frontera agrícola.
El parque además posee mogotes boscosos (isletas de monte en medio del pastizal) con especies paranaenses como el lapacho, el timbó, el laurel o la palmera pindó.
Pero también hay bosques chaqueños con quebrachos colorados, chaqueño y blanco, urunday y viraró.

Fauna:
Los animales son abundantes y es fácil observarlos incluso a la vera de la ruta. Carpinchos, zorros de monte, corzuelas, yacarés, aguará popé son algunos de los más vistos. Pero en el Parque también viven otros más difíciles de ver, amenazados de extinción como el aguará guazú o el ciervo de los pantanos.
Las aves, son abundantes, especialmente las propias de ambientes acuáticos. También hay amenazadas aves de pastizal como el yetapá de collar o la monjita dominicana.
Entre sus rarezas se destaca la presencia del pez pulmonado Lepidosiren paradoxa, que posee una adaptación muy poco común para un pez, la respiración aérea, que le permite sobrevivir a períodos de sequía.
Y como endemismo de la región la presencia de la ranita de Pedersen (Argenteohyla siemersi pederseni) que habita en los bosques de tipo xerófilo del parque.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Monte León
Región: Región Patagonia Austral
Provincia: Santa Cruz

El Parque Nacional Monte León está ubicado sobre la costa del Mar Argentino, al sur de Comandante Luis Piedrabuena (35 km) y al norte de Río Gallegos (210 km), en la provincia de Santa Cruz. Posee una superficie de 62.169 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Estepa Patagónica.
En el año 1997, la Administración de Parques Nacionales decidió incorporar a las áreas protegidas, la franja costera de Santa Cruz presidida por el Monte León, debido a la biodiversidad del área.
Tras adquirirla en condición de fiduciario, en mayo de 2001, con fondos provistos por The Patagonia Land Trust, la Fundación Vida Silvestre Argentina donó la estancia Monte León a la Administración de Parques Nacionales, en noviembre de 2002. Con la sanción de la Ley 25.945, en el año 2004, se crea el primer Parque Nacional Costero de la Argentina.La Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) acudió a una pareja de eco-filántropos norteamericanos, Doug Tompkins y Kristine Mc Divit, quienes aportaron los fondos y se realizó la compra. Esta operación la llevó a cabo la FVSA, en carácter de fiduciario, el 14 de mayo del 2001. El 14 de noviembre del año 2002 la propiedad pasó a manos de la Administración de Parques Nacionales y luego el 20 de octubre de 2004, con la sanción de la ley 25.945, se creó el primer Parque Nacional costero-marino de la Argentina.
El icono central del paisaje es una península de tierra que se asemeja a un león echado denominada Cabeza del León y que le da nombre al Parque.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Situado en el límite de dos ecorregiones, la estepa Patagonia y el Mar Argentino, Monte León exhibe elementos distintivos de uno y otro ambiente.

Clima:
Frío, árido a semiárido. La temperatura media anual es de 6,8°C, con mínimas invernales bajo cero y máximas estivales por encima de los 30°C. Se presentan unos 250 mm anuales de lluvia, concentrados en otoño e invierno. Vientos predominantes del oeste-suroeste a una velocidad promedio de 15 a20 km/h, con ráfagas de hasta 100 km/h.
La temporada ideal para visitarlo es de mediados de diciembre a febrero. El camino de acceso a la zona costera se torna intransitable los días de lluvia.

Flora:
En la desértica estepa domina la mata negra (Junellia tridens) un arbusto de follaje muy oscuro y resinoso. Le acompañan los siempre presentes coirones, pastos de duro follaje, y otras plantas.

Fauna:
Tropillas de guanacos y choiques integran la fauna de este ambiente, a los que se suman zorrinos, armadillos (piches), zorros y pumas. Pero es en las costas y en el mar donde la vida bulle. Playas y roquerías son los lugares que eligen gaviotines, gaviotas, y cormoranes para descansar o anidar. No son las únicas aves, ya que el área cuenta con una de las principales colonias de pingüinos de Magallanes del país, con más de 60.000 parejas reproductoras. Varias aves migradoras también pueden verse, tales como el chorlito doble collar, el de rabadilla blanca y el enorme petrel gigante. En este ambiente se hallan apostaderos de lobo marino de un pelo (Otaria flavescens).
Entre las restingas, que quedan al descubierto durante la bajamar, pulpos, mejillones, caracoles, pequeños camarones, anémonas, erizos, estrellas de mar y cangrejos hacen de la supervivencia un arte. Muchas aves acuden a estos sitios para alimentarse como los chorlos, el ostrero y la paloma antártica.
El las aguas marinas vecinas son habitadas por gran cantidad de las especies de peces que han sido registrados en el Mar Argentino. Muchos crían entre los cachiyuyos, enormes algas que forman verdaderos bosques submarinos. Y no es raro observar delfines como la tonina overa y/o el delfín austral.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Nahuel Huapi
Región: Región Patagonia
Provincia: Neuquén

Nahuel Huapi es el primer Parque Nacional del país y su origen se remonta al año 1903. Este refugio de naturaleza y cultura, resguarda una muestra representativa de los ecosistemas andinonorpatagónicos: bosques, estepa y alta montaña, así como también las cuencas hídricas y el patrimonio cultural.
Las 717.261 hectáreas que componen su territorio, hacen de esta área protegida un lugar con características únicas y difícilmente repetibles. Su diversidad social y cultural se refleja en las formas de habitar, usar el territorio y relacionarse con la naturaleza. Resultando un lugar de encuentro de pobladores criollos, comunidades mapuches, vecinos, instituciones, organizaciones así como también de turistas de nuestro país y extranjeros que lo visitan año tras año.
El Parque se emplaza en dos provincias: Neuquén y Río Negro y convive con ciudades como San Carlos de Bariloche, Dina Huapi y Villa La Angostura. Existen villas turísticas y más de 700 loteos privados, lo que resulta en un gran desafío para la integración de la conservación ambiental y el desarrollo humano.


Patrimonio cultural
En la Patagonia, la presencia humana se registra desde hace por lo menos 13.000 años. Semejante profundidad histórica nos da la certeza de que distintos grupos humanos se han trasladado por estos ambientes, adaptándose tanto a la diversidad de recursos presentes en la región como a los cambios climáticos ocurridos durante tan largo período.
A partir del siglo XVI la compleja trama de la colonización europea y la conformación de los Estados nacionales de Chile y Argentina (hacia fines del siglo XIX) en la región de Nahuel Huapi, dio como resultado una matriz en la que hoy conviven comunidades del pueblo mapuche y pobladores criollos de orígenes diversos: mayoritariamente de Europa, Chile y también de otras provincias argentinas.
Es un objetivo del Parque Nacional, dar a conocer su diversidad cultural y trabajar desde un enfoque intercultural en pos de integrar el bienestar humano con la conservación de la naturaleza.
Biodiversidad:
Ecosistema:
En el Parque se entremezclan la ecorregión Bosques Patagónicos, Estepa Patagónica y Altos Andes.

Clima:
Templado y frío, con una marcada estacionalidad. Presenta inviernos húmedos con frecuentes nevadas y una temperatura media entre los 2° y 4° C. En cambio, los veranos son secos y la temperatura asciende hasta alcanzar una media entre los 14° y 16° C. Presenta un gradiente de precipitación originado por nubes provenientes del océano Pacífico descarga intensas lluvias en la zona cordillerana (4.000 mm anuales en Puerto Blest) que van disminuyendo hacia el este, donde se ubica la zona esteparia (600 mm).
La temporada más propicia para su visita es verano, fines de primavera y principios de otoño (noviembre-abril).

Flora:
En estos ambientes habitan diferentes especies de flora y fauna. De oeste a este, la flora se conforma de manera distinta a lo largo de esta extensa superficie, la vida del bosque continúa con la de la estepa, resultando una transición de plantas entre ambientes húmedos del bosque y áridos hacia la estepa. La porción del bosque andino ocupa más del 60% del área protegida. Predominan en este ambiente especies como el coihue, la lenga y el ñire. En el extremo más húmedo donde hay selva valdiviana crecen bosques más pequeños de alerce, ciprés de las guaitecas, mañiú hembra y mañiú macho, entre otros. En sectores húmedos, como en las márgenes de ríos o en costas de lagos es bastante frecuente encontrar el arrayán. El ciprés de la cordillera vive desde el extremo oeste del bosque hasta la estepa. En el ambiente altoandino se encuentran plantas adaptadas a las rigurosas condiciones de la alta montaña: hierbas rastreras, arbustos achaparrados y pastos duros son algunas de las formas que adquieren aquí las especies de flora.

Fauna:
En el área habitan 24 especies de vertebrados de valor especial, entre ellas el huillín, que es la especie emblema del Parque Nacional Nahuel Huapi, y vive en los ríos, lagos y lagunas de bosque siendo esencial para su hábitat la conservación en estado natural de las costas que incluyen la vegetación costera, rocas y troncos. Esta especie junto al huemul están en peligro de extinción. Otras especies de valor especial son el cormorán imperial, monito del monte, pato de torrente, cóndor, puma, pudú, gato huiña, el guanaco, el zorro gris chico y varias especies de anfibios. Existen además especies que sólo habitan en esta área protegida, es decir, en ninguna otra parte del mundo, tal es el caso del tuco tuco colonial, la ranita del Chalhuaco y el senecio del cerro Carbón.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar


Parque Nacional Nahuel Huapi
Región: Región Patagonia
Provincia: Rio Negro

Nahuel Huapi es el primer Parque Nacional del país y su origen se remonta al año 1903. Este refugio de naturaleza y cultura, resguarda una muestra representativa de los ecosistemas andinonorpatagónicos: bosques, estepa y alta montaña, así como también las cuencas hídricas y el patrimonio cultural.
Las 717.261 hectáreas que componen su territorio, hacen de esta área protegida un lugar con características únicas y difícilmente repetibles. Su diversidad social y cultural se refleja en las formas de habitar, usar el territorio y relacionarse con la naturaleza. Resultando un lugar de encuentro de pobladores criollos, comunidades mapuches, vecinos, instituciones, organizaciones así como también de turistas de nuestro país y extranjeros que lo visitan año tras año.
El Parque se emplaza en dos provincias: Neuquén y Río Negro y convive con ciudades como San Carlos de Bariloche, Dina Huapi y Villa La Angostura. Existen villas turísticas y más de 700 loteos privados, lo que resulta en un gran desafío para la integración de la conservación ambiental y el desarrollo humano.


Patrimonio cultural
En la Patagonia, la presencia humana se registra desde hace por lo menos 13.000 años. Semejante profundidad histórica nos da la certeza de que distintos grupos humanos se han trasladado por estos ambientes, adaptándose tanto a la diversidad de recursos presentes en la región como a los cambios climáticos ocurridos durante tan largo período.
A partir del siglo XVI la compleja trama de la colonización europea y la conformación de los Estados nacionales de Chile y Argentina (hacia fines del siglo XIX) en la región de Nahuel Huapi, dio como resultado una matriz en la que hoy conviven comunidades del pueblo mapuche y pobladores criollos de orígenes diversos: mayoritariamente de Europa, Chile y también de otras provincias argentinas.
Es un objetivo del Parque Nacional, dar a conocer su diversidad cultural y trabajar desde un enfoque intercultural en pos de integrar el bienestar humano con la conservación de la naturaleza.
Biodiversidad:
Ecosistema:
En el Parque se entremezclan la ecorregión Bosques Patagónicos, Estepa Patagónica y Altos Andes.

Clima:
Templado y frío, con una marcada estacionalidad. Presenta inviernos húmedos con frecuentes nevadas y una temperatura media entre los 2° y 4° C. En cambio, los veranos son secos y la temperatura asciende hasta alcanzar una media entre los 14° y 16° C. Presenta un gradiente de precipitación originado por nubes provenientes del océano Pacífico descarga intensas lluvias en la zona cordillerana (4.000 mm anuales en Puerto Blest) que van disminuyendo hacia el este, donde se ubica la zona esteparia (600 mm).
La temporada más propicia para su visita es verano, fines de primavera y principios de otoño (noviembre-abril).

Flora:
En estos ambientes habitan diferentes especies de flora y fauna. De oeste a este, la flora se conforma de manera distinta a lo largo de esta extensa superficie, la vida del bosque continúa con la de la estepa, resultando una transición de plantas entre ambientes húmedos del bosque y áridos hacia la estepa. La porción del bosque andino ocupa más del 60% del área protegida. Predominan en este ambiente especies como el coihue, la lenga y el ñire. En el extremo más húmedo donde hay selva valdiviana crecen bosques más pequeños de alerce, ciprés de las guaitecas, mañiú hembra y mañiú macho, entre otros. En sectores húmedos, como en las márgenes de ríos o en costas de lagos es bastante frecuente encontrar el arrayán. El ciprés de la cordillera vive desde el extremo oeste del bosque hasta la estepa. En el ambiente altoandino se encuentran plantas adaptadas a las rigurosas condiciones de la alta montaña: hierbas rastreras, arbustos achaparrados y pastos duros son algunas de las formas que adquieren aquí las especies de flora.

Fauna:
En el área habitan 24 especies de vertebrados de valor especial, entre ellas el huillín, que es la especie emblema del Parque Nacional Nahuel Huapi, y vive en los ríos, lagos y lagunas de bosque siendo esencial para su hábitat la conservación en estado natural de las costas que incluyen la vegetación costera, rocas y troncos. Esta especie junto al huemul están en peligro de extinción. Otras especies de valor especial son el cormorán imperial, monito del monte, pato de torrente, cóndor, puma, pudú, gato huiña, el guanaco, el zorro gris chico y varias especies de anfibios. Existen además especies que sólo habitan en esta área protegida, es decir, en ninguna otra parte del mundo, tal es el caso del tuco tuco colonial, la ranita del Chalhuaco y el senecio del cerro Carbón.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Patagonia
Región: Región Patagonia Austral
Provincia: Santa Cruz

El Parque Nacional Patagonia fue creado por Ley Nº 27.081, sancionada a fines del año 2014 y promulgada en 2015. Posee una superficie de 52.811 hectáreas y se encuentra ubicado en el noroeste de la Provincia de Santa Cruz. Protege una importante porción de la Meseta del Lago Buenos Aires, incluida en la ecorregión de la estepa patagónica.
Con la creación de esta área protegida, la APN incorporó un tipo de ambiente que hasta ahora no se encontraba representado, las mesetas de altura santacruceñas y con ella la protección de una importante reserva hídrica para las localidades linderas.
Su riqueza arqueológica asombra por su gran cantidad y variedad, conforma en sí misma un conjunto de valores histórico-culturales de inigualable esplendor unidos a los valores de la cercana Cueva de las Manos.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Sus paisajes muestran una gran cantidad de conos volcánicos, extensas mesetas escalonadas, cañadones y vastas llanuras con extensos pastizales entre innumerables rocas volcánicas.
Desde la reserva hídrica que el Parque Nacional protege descienden ríos, arroyos y manantiales que aseguran la provisión de agua a una amplia región. Además de cientos de lagunas, en la Meseta se forman ríos como el Ecker, Pinturas, Los Antiguos, Columna, Correntoso, numerosos arroyos estacionales y permanentes, mallines y vegas. Entre estos cuerpos de agua se destaca, el de la inmensa Laguna Del Sello (o Vía Láctea), con más de 6 km de ancho por 3 km de largo, humedal sumamente importante para la nidificación y alimentación de las aves migratorias, entre las que se destaca el Maca Tobiano (Podiceps gallardoi).
Otros aspectos destacables de esta área protegida son los altos endemismos de flora y fauna que presenta, entre los que destacan animales como el carismático Macá Tobiano (Podiceps gallardoi) especie exclusiva de Santa Cruz, y especies vegetales como la (Viola auricolor) y la (Moschopsis ameghinoi), especies del género Calceolaria y lagartijas muy poco estudiadas como la Lagartijas (Liolaemus archephorus, Liolaemus silvanae y Liolaemus avilae), entre otros.

Clima:
Predomina un clima templado-frío, con escasas precipitaciones, vientos fuertes y heladas a lo largo de todo el año.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Perito Moreno
Región: Región Patagonia Austral
Provincia: Santa Cruz

El Parque Nacional Perito Moreno está ubicado en el centro oeste de la provincia de Santa Cruz, en el distrito Río Chico a 220 km al noroeste de la localidad de Gobernador Gregores. Posee una superficie de 126.830 hectáreas pertenecientes a las ecorregiones Estepa Patagónica y los Bosques Patagónicos.
En el año 1937, a través del Decreto Nº 105.433 el Gobierno Nacional declaró reservas con destino a la creación de parques nacionales a distintos territorios, entre ellos al del Perito Francisco P. Moreno en la provincia de Santa Cruz.
Finalmente, en abril de 1945 por Decreto Ley Nº 9504, ratificado por la Ley Nº 13.895, se lo declaró Parque Nacional.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Los límites del Parque Nacional abarcan territorios correspondientes a dos ecorregiones: la Estepa Patagónica y los Bosques Patagónicos.

Clima:
Frío seco a húmedo. De este a oeste, el promedio anual de lluvias varía entre 400 y 3.000 mm. La influencia de los fuertes, persistentes y gélidos vientos del oeste resulta notoria. En invierno, el termómetro baja hasta los -25° C. Durante el verano, la temperatura media ronda los 15° C. Pero no conviene confiarse. Suele nevar, incluso, en pleno enero. Vaya preparado.
La temporada ideal para visitarlo es fines de primavera a principios de otoño.

Flora:
Entre los ambientes de la estepa, los arbustales y pastizales de coirón dominan el paisaje en el que se han formado una serie de lagunas. En los magníficos bosques, la lenga es la principal especie arbórea que toma diferentes formas según la altura de las elevaciones cordilleranas en la que crece. Cuanto más alto, más achaparrada y en forma de bandera producto del viento dominante.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Pre-Delta
Región: Centro Este
Provincia: Entre Ríos

El Parque Nacional Pre-Delta está ubicado en Diamante, provincia de Entre Ríos. Posee una superficie de 2.608 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Delta e Islas del Paraná.
En 1986 la Cámara de Diputados de la Nación solicitó al Poder Ejecutivo Nacional que, por intermedio de la Administración de Parques Nacionales, se analizara la posibilidad y conveniencia técnica de crear un Parque Nacional en la proximidad de Diamante, en la Provincia de Entre Ríos.
La Provincia, en el año 1987 y a raíz de acuerdos previos al respecto, por Decreto Nº 242/87, promulgado por Ordenanza Nº 14/87, dona al Estado Nacional una fracción de campo anegadizo, a orillas del Río Paraná en la zona de Diamante, para la creación de un futuro parque nacional. En el mismo año, la Municipalidad de Diamante y la Administración de Parques Nacionales firman un acuerdo de colaboración recíproca a fin de determinar las condiciones a las que se ajustaría la creación proyectada.
Desde ese entonces se ejecutaron distintas gestiones técnico institucionales entre las autoridades provinciales y nacionales. Finalmente, el 12 de diciembre de 1991, el Congreso Nacional sanciona la creación del Parque Nacional Pre-Delta mediante la Ley Nº 24063/91.
El nombre proviene de los criterios de los especialistas que llamaron Pre-Delta al tramo inicial del Delta Superior.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Ubicado en la ecorregión del Delta e islas del Paraná, atesora una muestra representativa de islas, arroyos, lagunas y riachos cercanos al río Paraná. Justamente este gran río es quien, en el oeste entrerriano, aporta sedimentos desde las tierras del norte argentino con los que se conforman las islas.
Además, el Paraná es un corredor de biodiversidad que aporta en la región sureña animales y plantas de regiones norteñas como la selva misionera y el Chaco.
Las dinámicas de los grandes ríos, con mareas y sudestadas, modelan el paisaje continuamente, otorgándole una fisonomía en constante cambio.

Clima:
Templado húmedo. Las temperaturas medias van desde los 23ºC en verano (con máximas superiores a los 40ºC) y los 13 °C en invierno (con eventuales heladas). Hay entre 800 y 1.020 mm anuales de precipitación, concentrados entre enero y mayo. Los vientos del Sudeste generan aumentos en el nivel de ríos y arroyos.
La temporada más propicia para visitar el Parque es en otoño y primavera, con tiempo agradable durante el día y noches frescas.

Flora:
En los límites del Parque Nacional la selva ribereña se manifiesta exuberante en la barranca natural de la zona llamada La Azotea.
En las lagunas que se forman en las características zonas centrales deprimidas de las islas, los irupés de enormes hojas flotantes destacan entre la vegetación circundante.
En los sitios más altos, se manifiestan los bosques ribereños de sauces criollos, timbós, alisos de río y ceibos (Erythrina crista-galli) y en las zonas de transición bosques de espinillo, pajonales y varillales de duraznillo.

Fauna:
En la selva ribereña viven hermosas aves como palomas picazuros, celestinos, brasitas de fuego y fruteros imperiales los cuales conforman un elenco notable.
En las zonas de aguas abiertas el martín pescador grande sobrevuela en busca de posibles presas, generalmente acompañado de chajás, patos, garzas, cigüeñas, gallaretas.
Entre los mamíferos se pueden encontrar coipos, carpinchos, comadrejas coloradas y gatos monteses. Bajos las aguas, cardúmenes de sábalos, dorados, surubíes y mojarras se dan cita constante.
El Parque Nacional ampara especies amenazadas como el lobito de río, la chanchita (Gymnogeophagus setequeda), y una población relictual del yacaré overo.
Además se han registrado unas 185 especies de peces.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Quebrada del Condorito
Región: Centro
Provincia: Córdoba

El Parque Nacional Quebrada del Condorito, ubicado al oeste de la provincia de Córdoba, en el centro de las Sierras Grandes, fue creado el 28 de noviembre de 1996, por Ley 24.749. Su superficie alcanza las 37.344 hectáreas y pertenece a la ecorregión Chaco Seco.
La existencia de este Parque Nacional se debió a la propuesta de naturalistas, ONG y de profesionales de las ciencias naturales, particularmente de la Universidad Nacional de Córdoba. Todos coincidían en la importancia de asegurar el mantenimiento de ambientes muy particulares del oeste de la ecorregión Chaco Seco, en la Provincia de Córdoba.
Dos componentes identificaban el proyecto. Por un lado, asegurar la supervivencia de la población de cóndores cuyas nidadas y apostaderos colonizaron desde siempre los niveles más altos del cañadón de roca desnuda, conocido como Quebrada del Condorito. Por otro lado, por encima de los 2000 m, la planicie de altura que es La Pampa de Achala obra como cabeza de cuenca que capta las precipitaciones que se escurren formando las nacientes de importantes ríos de Córdoba.
Todo ello fue el fundamento para que finalmente, en el marco del Proyecto de Conservación de la Biodiversidad (Global Environment Facility = GEF) se creara el Parque Nacional El Condorito, conforme lo estableció la Ley Nº 24.749 ya señalada.
Biodiversidad:
Ecosistema:
La superficie del Parque se sitúa en la ecorregión del Chaco Seco. Tanto la pampa de Achala como las quebradas y serranías circundantes, exhiben una fascinante gama de endemismos que son resultado de su relativo aislamiento, aun cuando reciben influencia de las ecorregiones vecinas.

Clima:
Templado frío de montaña, con gran amplitud térmica. Las temperaturas medias son de 14,5 ºC en verano y 5,5 °C en invierno (con mínimas absolutas de -10º C). Las precipitaciones llegan hasta 800 mm anuales, concentrados en la época veraniega. Nevadas probables en el seco invierno y elevado promedio anual de neblinas.
Se recomienda su visita en primavera y otoño; el verano es lluvioso y se cierra el ingreso a sendas cuando hay mucha neblina.

Flora:
La vegetación dominante son los pastizales de altura con los bosquecillos aislados de tabaquillo, similares a los característicos del Noroeste argentino. Por su cualidad de “isla biogeográfica”, uno de los rasgos más destacables del área es la presencia de un apreciable número de especies y subespecies endémicas de las altas cumbres de estas serranías.
En las porciones más bajas, el pastizal da paso a matorrales de romerillo y en las estribaciones serranas crecen árboles como el molle y el coco.

Fauna:
Animales exclusivos de la zona son el lagarto de Achala, una raza característica de zorro colorado y varias especies de aves. Pero sin duda son los cóndores quienes concitan la atención de los visitantes. Sobre la quebrada que da su nombre al Parque, estas enormes aves instalan sus nidos y aprovechan las corrientes térmicas de aire que se generan entre los paredones rocosos para remontar vuelo. Esta condición también la aprovechan para enseñar a los juveniles los rudimentos del vuelo planeado.
Desde el 2007 se desarrollan acciones correspondientes al programa que permita la reintroducción de uno de los antiguos habitantes de Achala: el guanaco.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Río Pilcomayo
Región: Noreste
Provincia: Formosa

El Parque Nacional Río Pilcomayo está ubicado en la provincia de Formosa. En sus inicios, poseía una superficie de 285.000 hectáreas, pero en 1968 se redujo a la extensión actual de 51.889 hectáreas que caracterizan la ecorregión del Chaco Húmedo. El área fue creada el 17 de octubre de 1951, por ley 14.073
Biodiversidad:
Ecosistema:
En la ecorregión del Chaco Húmedo, el Parque Nacional Río Pilcomayo es un mosaico de ambientes naturales.

Clima:
Subtropical húmedo, con estación seca. La temperatura media anual es de 23°C, con máximas superiores a los 40°C en verano y, ocasionalmente, mínimas bajo cero en invierno. Hay 1.200 mm anuales de precipitación, concentrados entre noviembre y marzo.

Flora:
En él se alternan sitios bajos inundables en los cuales hay esteros, cañadas y lagunas, con su característica vegetación flotante y palustre como el huajó, el pirí y el camalote; con sitios que permanecen anegados durante una corta temporada donde se desarrolla el pastizal con palmeras caranday, y además, sitios altos bien drenados, donde se desarrollan bosques (isletas de monte en medio del pastizal) o bien selva en galería (en los albardones del río Pilcomayo).
El paisaje característico de este Parque es un extenso pastizal con palmares de caranday (Copernicia alba) e isletas de monte, inmersos en él.
El monte es tupido y presenta árboles de madera dura como el lapacho, el quebracho colorado chaqueño, el algarrobo y el guayacán junto a numerosos arbustos, enredaderas y epífitas. Su suelo está tapizado de caraguatáes.

Fauna:
La variada fauna del área incluye sólo por citar algunas, a las dos especies de yacarés, la boa curiyú, el mono carayá, murciélagos pescadores, carpincho, aguara popé, coatí, tapir, puma, zorro de monte, lobito de río, ocelote y otras figuritas difíciles como el tapir, el aguará guazú y el oso hormiguero grande.
En cuanto a las aves, de las 324 especies de aves que hay en el Parque, un 25% se vinculan estrictamente a humedales, lo que confirma la importancia de los ambientes acuáticos del área protegida, que le valieron su declaración en 1992 de Humedal de Importancia Internacional (sitio Ramsar).
Si a ellas sumamos 85 especies de mamíferos, 42 de reptiles, cantidad y variedad de peces (más de 40 especies), y de anfibios (más de 30 especies detectadas), no queda duda de que este Parque resulta un lugar de importancia para la conservación de la biodiversidad de los ambientes húmedos del Chaco en nuestro país.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar


Parque Nacional San Guillermo
Región: Centro
Provincia: San Juan

El Parque Nacional San Guillermo está ubicado en el norte de la provincia de San Juan, distante 130 km de la localidad de Rodeo y fue creado el 9 de diciembre de 1998, por Ley 25.077. Posee una superficie de 166.000 hectáreas en las que se entremezcla la porción más austral de la eco-región de la Puna con los Altos Andes. Protege también sectores con Monte de Sierras y Bolsones.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Resguardando la porción más austral de la ecorregión de la Puna, los casi 4000 metros de altura promedio que posee el área protegida, son un condicionante para la vida en cualquiera de sus formas. Pertenece a la ecorregión Puna y Altos Andes, con Monte de Sierras y Bolsones.

Clima:
Frío y seco, con gran amplitud térmica diaria (hasta 35ºC); temperaturas medias: 15° C en verano (con mínimas inferiores a los 0° C) y 1° C en invierno (con mínimas de -15° C); 30 a100 mm anuales de lluvia, que caen torrencialmente durante la época estival; nevadas habituales durante los meses más fríos; vientos con ráfagas superiores a los 120 km/h.
Se recomienda visitar durante el otoño y la primavera (en verano, las lluvias y los deshielos cordilleranos impiden el acceso).

Flora:
La vegetación característica, baja y achaparrada, incluye especies como las yaretas y la margarita de San Guillermo (Huarpea andina) exclusiva de este lugar. Sin embargo, en ciertos lugares se acumula humedad dando origen así a las denominadas vegas, que exhiben su llamativa coloración verde resultado de la mayor concentración de plantas.

Fauna:
A las vegas y a los arroyos veraniegos van a abrevar muchos de los representantes de la fauna local, entre ellos los zorros colorados y coloridas bandadas de jilgueros andinos. Lagartijas como el chelco de San Guillermo y el cola piche suelen asolearse en las rocas, entre las que también viven los chinchillones o vizcachas de las sierra. Pero sin duda las reinas del lugar son las vicuñas (Vicugna vicugna). Cientos de estos gráciles camélidos autóctonos deambulan por los llanos, en particular por el denominado Llano de los Leones. San Guillermo reunía una de las mayores concentraciones de estos mamíferos, cuyas poblaciones se hallan en franca recuperación luego de haber estado en serio riesgo de supervivencia.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Sierra de las Quijadas
Región: Centro
Provincia: San Luis

El Parque Nacional Sierra de las Quijadas, ubicado hacia el noroeste del centro de la provincia de San Luis, fue creado el 10 de diciembre de 1991, por Ley 24.015. Posee una superficie de 73.785 hectáreas que conserva una muestra representativa del ecotono Chaco Semiárido y Monte de llanuras y mesetas.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Desde lejos poco puede adivinarse acerca de las solitarias serranías que se despliegan al noreste de la provincia de San Luis, emergiendo de la aridez del llano circundante. Pero casi veinticinco millones de años de historia geológica han dejado su testimonio en el espléndido anfiteatro denominado el Potrero de la Aguada, situado en el corazón de la sierra. En este paraíso de los paleontólogos, se han hallado los restos fósiles de dinosaurios y reptiles voladores como el curioso pterodaustro, con sus notables mandíbulas recurvadas hacia arriba. Se distingue en este Parque Nacional un ecotono entre el Chaco Semiárido y el Monte de Llanueras y Mesetas, en donde convergen especies de ambas ecorregiones, enriqueciendo aún más el lugar.

Clima:
Árido serrano con marcada amplitud térmica, tanto estacional como diaria; las temperaturas medias son de 12° C en invierno (con mínimas medias de -3° C) y 23° C en verano (con máximas medias de 35° C). Alrededor de 300 mm anuales de lluvia, distribuidos irregularmente, aunque puede distinguirse una estación seca (invierno) y una húmeda (fines de primavera a principios de otoño).
La temporada ideal para visitar el Parque Nacional es de abril a octubre, para evitar las altas temperaturas.

Flora:
Los arbustos insignes de la ecorregión del Monte de Llanuras y Mesetas son las jarillas. En el Chaco Seco encontrarmos algarrobos y quebrachos blancos, como elementos distintivos. A ellos se unen varias plantas endémicas, entre las cuales sobresale “la chica” (Ramorinoa girolae) de durísima madera.

Fauna:
El elenco de la fauna del Parque incluye maras, zorros grises, puma, guanaco, pecaríes de collar y corzuelas pardas, listado al que hay que agregar el pichiciego menor (Chlamyphorus truncatus), un armadillo en peligro de extinción. Las aves no faltan, estando representadas con especies como las martinetas, el águila mora, el vencejo de collar, cóndores, águila Coronada y Cardenal Amarillo, ambas en peligro de extinción por pérdida de hábitat y trampeo.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Talampaya
Región: Centro
Provincia: La Rioja

El Parque Nacional Talampaya está ubicado sobre el centro oeste de la provincia de La Rioja, en proximidad (60 km) de Villa Unión y fue creado el 10 de julio de 1997, por ley 24.846. Posee una superficie de 213.800 hectáreas pertenecientes a la ecorregión Monte de Sierras y Bolsones.
En el año 2000 la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) declaró Sitio de Patrimonio Mundial, el área compuesta por el Parque Nacional Talampaya y el Parque Provincial Ischigualasto, denominándolos Parques Naturales Ischigualasto / Talampaya.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Además de la espectacularidad de sus paredones rojizos que le han dado fama internacional, Talampaya alberga una naturaleza por demás sorprendente, si no por su diversidad, por las adaptaciones de los organismos -plantas y animales- para vivir en un ambiente desértico distintivo de la ecorregión del Monte de Sierras y Bolsones.

Clima:
Cálido y árido, con gran amplitud térmica diaria e intensa radiación solar. El termómetro supera los 40° C en verano y en invierno registra mínimas inferiores a los -7° C. Hay hasta 170 mm anuales de precipitación, con lluvias intensas en la época veraniega. Entre julio y octubre predomina el viento norte -llamado localmente Zonda-, que a veces cobra cierta virulencia.
Se puede visitar todo el año, aunque en verano las lluvias pueden interrumpir las prestaciones turísticas. También conviene tener en cuenta que el Parque alcanza el pico de visitantes en Semana Santa y vacaciones de Invierno.

Flora:
Las omnipresentes jarillas, son acompañadas aquí por varias especies de cactus, retamos, algarrobos, y molles de beber, además de un arbolito de corteza verde, la brea.

Fauna:
Zorros de monte, guanacos, maras, tortugas terrestres y una miríada de lagartijas componen parte del elenco faunístico, a los que se suman el cóndor, el suri cordillerano, el halcón peregrino y la chuña de patas negras, como significativos representantes de las aves. Si los mencionados corresponden a la fauna actual, no puede soslayarse la notable abundancia de restos fósiles que se alojan entre los paredones de roca sedimentaria. Su importancia está dada en el hecho de que conforman una muestra única de la fauna que vivió durante el período Triásico, casi 200 millones de años atrás, en los labores de la denominada Era de los Dinosaurios. Tal es así, que se hallaron los restos de una especie considerada un pre-dinosaurio, Lagosuchus talampayensis, de unos 30 cm de longitud.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Tierra del Fuego
Región: Región Patagonia Austral
Provincia: Tierra del Fuego

El Parque Nacional Tierra del Fuego fue creado a través de la Ley 15554, sancionada el 30 de septiembre de 1960 y promulgada el 25 de octubre del mismo año. Está ubicado en el extremo sudoeste de la isla de Tierra del Fuego, sobre el canal Beagle y próximo a la ciudad de Ushuaia, en la provincia de Tierra del Fuego.En el extremo sudoeste de la isla de Tierra del Fuego, próximo a la ciudad de Ushuaia, preserva cerca de 70.000 hectáreas de Bosques Patagónicos que invitan a disfrutar caminatas en contacto con la naturaleza virgen.
Biodiversidad:
Ecosistema:
El Área protegida más austral de Argentina se emplaza en la ecorregión de los Bosques Patagónicos. Allí, las estribaciones de la gran cordillera toman menor altura y se encuentran con el mar en el canal del Beagle. Costa marina, lagos, valles, extensas turberas y magníficos bosques forman parte del un escenario único en nuestro país. En la costa se destacan la Bahía Lapataia, único fiordo argentino del canal, y la Ensenada Zaratiegui.

Clima:
Frío húmedo. Amplitud térmica anual baja (7,5 ºC), con una temperatura media anual de 5,6 ºC. Precipitaciones uniformes y de baja intensidad durante todas las estaciones (200 días al año). Nevadas abundantes (en montañas y valles interiores la nieve permanece de mayo a septiembre).
La temporada ideal para visitarlo es fines de octubre a abril; durante el resto del año la nieve dificulta los paseos.

Flora:
Los importantes bosques que conserva el Parque principalmente están conformados de lengas que en otoño confieren un característico color rojizo intenso al sitio en que se emplazan. En sitios más húmedos se combina con el guindo asociadas con canelo. En los bordes de las turberas del musgo Sphagnum magellanicum se desarrollan los ñires.

Fauna:
En cuanto a la fauna, entre los mamíferos podemos citar al guanaco, el huillín, el zorro colorado fueguino, exclusivo de la isla. El ensamble de aves debido al encuentro entre tierra y mar es notablemente rico.
Asociados al agua y sus costas, la caranca, el cauquén marino símbolo del Parque Nacional; el albatros ceja negra; el quetro o pato vapor austral; ostreros; gaviotas y macaes son algunas de las especies halladas. En tanto que en los bosques y sus alrededores la cachaña, el carpintero gigante, el rayadito y el zorzal patagónico son las principales especies.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Parque Nacional Traslasierra
Región: Centro
Provincia: Córdoba

El Parque Nacional Traslasierra está ubicado al oeste de la provincia de Córdoba, en el límite con La Rioja, y posee una superficie de 105.000 hectáreas pertenecientes a la ecorregión del Chaco Seco.
Esta área protegida, creada por Ley 27.435 del 18 de abril de 2018, se encuentra emplazada en la ex estancia Pinas, un predio rural que fue propiedad del legislador Lisandro de la Torre y del empresario Juan Manubens Calvet y posee vestigios de la cultura comechingón y una capilla del siglo XIX. Ubicada en los departamentos Minas y Pocho, conserva hectáreas del Chaco Seco, una de las ecorregiones más amenazadas a nivel mundial y de las menos conocidas por los viajeros y la comunidad en general.
Biodiversidad:
Ecosistema:
La tradicional ex Estancia Pinas del oeste cordobés se encuentra en la zona rural próxima a las localidades de Taninga y Villa de Soto, en los departamentos de Pocho y Cruz del Eje respectivamente, sobre el límite interprovincial con La Rioja, y alberga valores ecosistémicos sobresalientes, de interés para la conservación de la biodiversidad y para la preservación de la conectividad del corredor del Chaco Seco.

Clima:
El clima es subtropical continental; las precipitaciones son muy escasas (entre 350 y 480 mm) y están concentradas en el período estival. Dado que la evapotranspiración potencial es muy elevada, la zona se caracteriza por un marcado déficit hídrico. La temperatura media es de unos 20°C, con máximas absolutas de alrededor de 42°C (aunque se han llegado a registrar temperaturas récord de 47°C) y mínimas que llegan a los -6°C, siendo frecuentes las heladas entre mayo y agosto. Un pequeño sector en la porción oriental de la estancia se encuentra dentro del Chaco Serrano. Se trata de los faldeos occidentales de las Sierras de Guasapampa y Pocho, con pendiente sumamente abrupta, quebradas profundas y paredones verticales. Las precipitaciones son un poco mayores que en la parte llana (400 a 500 mm), aunque también concentradas en el período estival.

Fauna:
El ambiente, caracterizado por bosques, arbustales, pastizales naturales y ambientes salinos, es un refugio natural para las 161 especies de aves, 24 de mamíferos y 30 de reptiles que se han registrado.
Muchas de las especies relevadas se encuentran en alguna categoría de riesgo a nivel nacional, como la tortuga de tierra, la martineta, el águila coronada, el carpintero negro, el oso melero, el tucu-tucu cordobés (endemismo), el pecarí de collar y el pecarí chaqueño.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Reserva Nacional El Nogalar de Los Toldos
Región: Noroeste
Provincia: Salta

La Reserva Nacional El Nogalar de Los Toldos fue creada mediante Ley Nacional Nº 26.129 en el año 2006. Se encuentra ubicada en la localidad de Los Toldos, en el Departamento de Santa Victoria, en la provincia de Salta.
Estas tierras antiguamente fueron las fincas San José de Huayco Grande y Pedregal, ex propiedad de la familia Burry, antiguos pioneros y colonos de la región. Su superficie aproximada es de 3.275 hectáreas, las cuales conforman una gran cuenca hídrica en la que se encuentran las nacientes del río Huaico Grande. Este abastece de energía hidroeléctrica, agua para consumo y riego a Los Toldos, es el principal afluente del río Toldos y posteriormente del Bermejo.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Si bien la ecorregión presente en esta Reserva corresponde a la Yungas o Selva de altura, presente en varias áreas protegidas, el Nogalar de los Toldos adquiere singular importancia porque conserva dos de los ambientes yungueños que tienen menos representatividad, el Pastizal Montano o de neblina, en los sectores más elevados, y el Bosque Montano por debajo de aquel.

Clima:
Subtropical con estación seca. Con una temperatura media anual de 17º C. Las temperaturas medias van de 24° C en verano (con máximas que superan los 30° C) y 14° C en invierno (con mínimas bajo cero). Las precipitaciones alcanzan los 2.000 mm anuales concentrados en la estación veraniega y suele nevar en las zonas altas durante los meses más fríos.
La Reserva se puede visitar todo el año.

Flora:
En las zonas bajas se puede observar imponentes bosques de nogales que dan nombre a la reserva.
La reserva protege los pisos altitudinales superiores de las Yungas, a partir de los 1.600 m.s.n.m., se transita por el bosque montano, compuesto de nogales, cedros y pinos del cerro de importante diámetro, los cuales se van achaparrando entre alisares y algunas queñoas que van dando paso a los pastizales de altura en las cumbres del Cerro Bravo y San José de más de 3.000 m.s.n.m.

Fauna:
En las zonas bajas se pueden ver ardillas rojas (Sciurus ignitus). En tanto que las zonas altas resguardan a la taruca o venado, declarada Monumento Natural Nacional.
El Nogalar alberga gran variedad de especies de aves, ocupando los distintos pisos de vegetación, las cuales varían su presencia y cantidad de acuerdo a la época del año. En los cursos de agua se pueden observar hocó colorado, martín pescador grande, mirlos de agua, entre otras.
Incrementan esta diversidad, pequeños y grandes mamíferos como pumas, corzuelas, pecaríes, zorrinos, hurones, ardillas, zorro gris, reptiles como la yarará, diferentes culebras, lagartijas, y anfibios como el sapito panza roja especie endémica de la eco región.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar


Reserva Nacional Pizarro
Región: Noroeste
Provincia: Salta

La Reserva Nacional Pizarro se ubica en la localidad de General Pizarro, departamento Anta Salta. Creada por Ley 27093, promulgada el 21 de enero de 2015, sus antecedentes se remontan al año 2005 cuando el Estado Nacional y la provincia de Salta acordaron el establecimiento de un Área Protegida de Jurisdicción Nacional en lo que antiguamente era una Reserva Provincial. Con posterioridad, el 28 de Diciembre de 2010, la Provincia aprobó la Ley de cesión para la creación de la Reserva prosiguiéndose con el trámite parlamentario nacional. El Estado Nacional cumplió los compromisos que contrajo en dicha oportunidad mediante la compra de 7.837 hectáreas y la cesión de 800 de ellas a la Comunidad Wichí de Pizarro.
La superficie actual es de 7876 hectáreas cuando a las 4.238 adquiridas por la Administración de Parques Nacionales se suman los predios que Salta cedió.
Biodiversidad:
Clima:
Subtropical semiárido. Las temperaturas medias son de 8° C en invierno (con heladas ocasionales) y 21° C en verano (con máximas absolutas que superan los 45° C). Las precipitaciones van de los 550 a 700 mm anuales, concentrados entre octubre y marzo.
Se recomienda visitar entre abril y septiembre; en verano -temporada de lluvias- suelen cortarse los accesos.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Reserva Natural Educativa Colonia Benítez
Región: Noreste
Provincia: Chaco

La Reserva Natural Educativa Colonia Benítez está ubicada en el sureste de la provincia del Chaco. Posee una superficie de 8 hectáreas en la que se ampara una porción representativa de la ecorregión Chaco Húmedo.
El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) cuenta con la Estación Experimental Agropecuaria Colonia Benítez en la localidad del mismo nombre. Un sector relativamente restringido (10 ha) de la Estación Experimental encierra una muestra original del Chaco Húmedo.
Nace así en el año 1965 y a propuesta del eximio botánico e investigador del INTA Augusto Schulz, la Reserva Biológica Colonia Benítez dependiendo hasta el año 1990 de ese Instituto.
Dicha condición asignó al sector un valor notable por el estado de conservación que de él destacaban los entendidos en el tema. Es en virtud de ello que el 18 de octubre de 1990, por Decreto N°2149, se crea la Reserva Natural Estricta a la que en 2002, por decreto N° 1798, se la recategoriza a Reserva Natural Educativa, bajo dependencia de la Administración de Parques Nacionales.
El área estuvo ocupada desde tiempos remotos por grupos indígenas agricultores. Los materiales arqueológicos hallados en el Parque están representados por piezas cerámicas de color gris y naranja, con asas de motivos zoomorfos y hachas de piedra pulida. Aún hoy, en toda esta región habitan comunidades indígenas descendientes de dichos grupos.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Dentro de la Ecorregión del Chaco Húmedo, esta reserva posee una variada muestra de ambientes y vegetación a pesar de su escasa superficie.

Clima:
Subtropical húmedo, con estación seca. La temperatura media anual de 21°C, con máximas superiores a los 40°C en verano y, ocasionalmente, mínimas bajo cero en invierno. Hay 900 a 1.100 mm anuales de lluvia, concentrados entre noviembre y marzo (verano).
La temporada más propicia para su visita es de marzo a noviembre.

Flora:
En los terrenos más bajos e inundables hay esteros con vegetación acuática. En los albardones (terraplenes de antiguos cursos de agua) con suelos ricos en humus se desarrolla la selva en galería. Y en sectores más altos con suelos salinos y arcillosos, se ubica el típico bosque chaqueño.
En la selva en galería crecen árboles como el timbó, Francisco Álvarez, espina de corona, lapachos (negro y amarillo) y el ibirá pitá, que sobrepasan los quince metros de altura. Por debajo de sus copas hay un denso sotobosque de arbustos y árboles menores, entrecruzados por abundantes lianas y epífitas.
El bosque chaqueño en cambio, posee una vegetación espinosa, con árboles de madera dura como el quebracho colorado chaqueño, el quebracho blanco, el urunday o el algarrobo blanco.
El suelo está tapizado por abundantes bromeliáceas terrestres como el caraguatá y el falso ananá, acompañados por cactus terrestres del género Opuntia.

Fauna:
Dentro de la fauna se destacan las aves, con 135 especies. Entre ellas capuchinos, urracas (común y morada), loros e incluso charatas y tucanes. En el sector de bañados se dan cita garzas, cuervillos cara pelada, pechos amarillos y rapaces como los aguiluchos colorado, pampa y de cola corta.
La reserva también constituye un refugio para algunos mamíferos como la corzuela parda, el carpincho, el zorro de monte o el mono aullador. Y hasta puede llegar a aparecer algún aguará popé (nuestro mapache autóctono) o el lobito de río.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Reserva Natural Estricta San Antonio
Región: Noreste
Provincia: Misiones

La Reserva Natural Estricta San Antonio está ubicada en la provincia de Misiones. Posee una superficie de 480 hectáreas que pertenecen a la ecorregión Selva Paranaense.
Originalmente los terrenos que hoy comprenden la Reserva Natural Estricta, pertenecían al entonces Instituto Forestal Nacional. A inicios de la década de 1990, el organismo fue disuelto y el predio en cuestión pasó a la esfera de la Administración de Parques Nacionales, por Decreto Nº 2149 del 18 de octubre de 1990 del Poder Ejecutivo Nacional. Tal decisión contenía como fundamento el excelente estado de conservación de pinares de araucaria o “pino paraná”, y de la flora y fauna asociadas. Debido a esto se le dio la categoría de Reserva Natural Estricta asignada a esta unidad de conservación.
Biodiversidad:
Ecosistema:
En la ecorregión de la Selva Paranaense, en aquellos sitios más altos y con abundantes precipitaciones, se desarrolla el distrito de los pinares.

Clima:
Subtropical sin estación seca. Las temperaturas medias van desde los 25ºC en verano y a los 14ºC en invierno. Hay 1.600 a 2.000 mm anuales de precipitación, repartidos parejamente a lo largo del año (aunque en junio y julio llueve menos).

Flora:
Los bosques de pino Paraná (Araucaria angustifolia) dominan el paisaje. Otrora ocuparon una vasta extensión, que en nuestro país superaba las 200.000 hectáreas en el noreste de la provincia de Misiones. Hoy sólo quedan 1.000 ha de este bosque (menos del 1 % de la superficie original), dividido en varios sitios. Casi la mitad de esa superficie, corresponde a la Reserva Natural Estricta San Antonio.
Debajo del dosel que integran los árboles más altos, donde sobresalen las copas aparasoladas de las araucarias, hay árboles de alturas intermedias, entre los cuales se destaca por su valor cultural, el de yerba mate (Ilex paraguarienses).
Además, enormes helechos arborescentes como el chachí manso (Dicksonia sellowiana), acompañan las costas de los arroyos. Y junto a orquídeas y bromelias, nos recuerdan que estamos en la Selva Paranaense.

Fauna:
En cuanto a la fauna, hay un pájaro característico de los pinares, el coludito de los pinos (Leptasthenura setaria), fácil de distinguir en lo alto de las copas. Más difíciles de ver aunque todavía presentes son la urraca azul y el loro pecho vinoso, amenazado de extinción.
Lamentablemente otras especies ligadas a los pinares, lógicamente han ido desapareciendo junto a ellos. Es el caso, dentro de la Reserva, del loro denominado charao (Amazona pretrei) y un mono, el aullador rojo (Alouatta fusca).
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Reserva Natural Formosa
Región: Noroeste
Provincia: Formosa

La Reserva Natural Formosa está ubicada en el sudoeste de la parte norte de la Provincia de Formosa. El área fue creada en el año 1968 para proteger una porción de unas 9.005 ha del Chaco Semiárido. El paisaje de la región corresponde a una llanura sedimentaria modelada por la acción de los ríos que la atraviesan en sentido noreste-sudeste.
Ya en el año 1955, el Dr. De Gásperi, propone la creación de una reserva al Sudeste de Ing. Juárez. Esta iniciativa fue sucedida por Dimitri y Daciuk quienes en el año 1967 recomiendan crear una “Reserva Natural con Objetivo Dirigido”, a fin de salvaguardar una muestra del ambiente, evitar la extinción de ciertas especies y restablecer el equilibrio ecológico, manteniendo cierto tipo de manejo acorde a la situación de uso del territorio. Así fue que en respuesta a estas propuestas y por una reducción del Parque Nacional Río Pilcomayo en su superficie en casi 200.000 has fue creada en el año 1968 por Ley 17.916, la Reserva Natural Formosa.
Once años más tarde fue visitada por primera vez por el Guardaparque Altolaguirre, quien se desempeñaba como Intendente del Parque Nacional Río Pilcomayo. Recién en el año 1985, se llevaron a cabo las primeras comisiones por parte de guardaparques que residían temporalmente en el lugar. Un año después se incorporó a la dotación el primer Guardaparque de Apoyo, el Sr. Carlos Argañaraz, con presencia permanente en el área protegida. En 1991 se construyó la primera seccional (Roberto Cassinera), permitiendo la ocupación permanente por parte de los guardaparques.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Los sedimentos transportados desde las altas cuencas forman albardones a los costados del cauce o, como ocurre con frecuencia, los colmatan y dan origen a la divagación de los ríos. Con el tiempo, estos traslados de los cauces llegan a formar verdaderos abanicos fluviales, caracterizados por la presencia de paleoalbardones con una cobertura vegetal, y paleocauces de suelos arenosos, generalmente cubiertos por pastizales de aibe (Elionurus sp.) que atraviesan la matriz boscosa característica de la región.
En el caso de la Reserva, sus límites norte y sur están determinados por dos cursos de agua naturales, el Arroyo Teuquito hacia el norte y el Río Bermejo marcando el límite sur del Área Protegida.
El Río Bermejo es muy dinámico en cuanto al caudal de agua que transporta, con un régimen irregular por la notable estacionalidad de las lluvias. Aun así, su cauce es permanente y permite la formación de un gran número de pozones que constituyen ambientes singulares para el desarrollo de la fauna ictícola. No posee un valle aluvial definido por lo que el río avanza horadando sectores de la costa, con un rumbo divagante que da lugar a la formación de meandros.
Este río alberga un número importante de peces, tales como el dorado, el surubí, el pacú, entre otros. Muchos de ellos de suma importancia para la dieta de las familias que viven a sus orillas.
En las márgenes del Bermejo se depositan bancos de arena que son arrastrados por el río. Sobre estos arenales se desarrolla una sucesión vegetal que da lugar a la formación de arbustales y bosques de la ribera del Bermejo. Colonizando la arena aparecen en primer lugar arbustales de suncho (Baccharis salicifolia), conocidos localmente como “sunchales”. A medida que estos arbustales “maduran” va creciendo el palo bobo o aliso de río (Tessaria integrifolia) formando los “bobadales” y luego aparece el sauce (Salix humboldtiana). En una etapa posterior aparecen renovales de otras especies arbóreas como el palo flojo o timbó blanco (Albizia inundata), enredaderas y lianas. El desarrollo de estos ambientes es muy dinámico ya que está asociado a las divagaciones y fluctuaciones del río Bermejo.
Carpinchos, lobitos de río y yacarés son habituales moradores de este ambiente, acompañados de cigüeñas, garzas y otras aves que se alimentan y anidan en él.
El Arroyo Teuquito, en cambio, no posee un cauce permanente, secándose en varios tramos de su curso durante el período seco. La presencia en la zona de un canal derivador (que une el Río Bermejo con este arroyo a fin de abastecer de agua dulce a la localidad de Laguna Yema y alrededores) ha modificado el lecho del Teuquito aguas abajo, aportándole gran cantidad de sedimento cada año, provocando así su sequía prácticamente en todo su recorrido durante buena parte del año. Aguas arriba mantiene su forma original, con “pozones” de agua permanentes, cubiertos por un tapiz de vegetación flotante de repollitos (Pistia stratiotes) y lentejas de agua (Lemma sp.), entre otros. En sus márgenes, sobre suelos bien drenados, se desarrolla el bosque de ribera. Es un bosque alto (supera los 16 m.), húmedo y diverso; ya que en él confluyen elementos de la flora chaqueña, paranaense y de las yungas. En el borde interno, el bosque tiene un estrato arbóreo alto y denso donde aparecen especies de gran porte como la mora amarilla (Maclura tinctoria), el guayaibí (Cordia americana) y el palo flojo (Albizia inundata). Hacia el exterior se desarrollan comunidades de quebrachales y algarrobales donde aparecen especies como el quebracho blanco (Aspidosperma quebracho-blanco), el algarrobo blanco (Prosopis alba), el mistol (Ziziphus mistol) y algunas especies de chaguares (Aechmea sp.). Además, en las márgenes barrosas son características las galerías de palo bolilla o palo jabón (Sapindus saponaria).
Cada ambiente tiene su fauna asociada, y el bosque de ribera no es la excepción. El mayuato (Procyon cancrivorus) encuentra en el cauce del arroyo gran cantidad de peces y cangrejos para alimentarse. El coipo, el martín pescador (Chloroceryle americana) y la cochapolla (Aramides ypecaha) también habitan estos lugares.
Varias familias viven del otro lado del arroyo, siendo la “chalana” (balsa) imprescindible en épocas de crecidas.

Clima:
Subtropical semiárido, con estación seca marcada y gran amplitud térmica. Las temperaturas medias van desde los 12°C en invierno (con heladas ocasionales) y 25°C en verano (con máximas absolutas que superan los 48ºC). Hay 350 a 750 mm anuales de lluvias, concentrados en la época estival.
Se recomienda su visita de mayo a septiembre. Antes hace demasiado calor y después las lluvias pueden cortar los accesos.

Flora y fauna:
En los sectores más altos, no inundables y sobre suelos profundos limosos se desarrolla el bosque de quebracho, que constituye el ambiente predominante en la reserva. Este bosque se encuentra en distintos estados de degradación debido a su historia de uso. Es así que en algunos sectores se encuentran ausentes los árboles de gran porte como el quebracho colorado (Schinopsis lorentzii), que han sido extraídos históricamente para postes y tanino.
Los quebrachales son bosques bajos, con un dosel denso de 5-7 m y emergentes dispersos que alcanzan los 15-20 m de altura. Entre las especies vegetales que forman parte este bosque se pueden mencionar además al quebracho blanco, mistol, palo cruz (Tabebuia nodosa), chañar (Geoffraea decorticans), guayacán (Caesalpinia paraguariensis), duraznillo (Ruprechtia triflora).
En sitios degradados es común la presencia de especies leñosas y tolerantes o resistentes al fuego como lo son: garabato hembra (Acacia praecox), garabato macho o teatin (A. gilliesii), tusca o churqui (A. caven), brea (Cercidium praecox), quimil (Opuntia quimilo), brea de agua (Mimosa detinens), sacha limón (Anisocapparis speciosa) y otras especies de la familia Capparaceae conocidas localmente como sachas, y varias especies de cactáceas como el cardón (Stetsonia coryne), entre otras.
En algunos sectores, el duraznillo – fácil de distinguir por su corteza enrulada, su ramificación desde la base y sus hojas caducas que se van manchando con un tono pardo rojizo- se convierte en la especie dominante, razón por la cual estos bosques son conocidos como duraznillares.
En las áreas próximas a cursos de agua y madrejones, por donde posiblemente hayan divagado los ríos, sobre los albardones conocidos localmente como “bordos”, se establecen los algarrobos (Prosopis alba mayormente). Estos algarrobales son bosques abiertos que se encuentran degradados por la intervención humana e invadidos por muchos arbustos y cactáceas, pudiéndose encontrar tocones como indicadores de la actividad extractiva.
En las zonas más bajas, sobre suelos arcillosos mal drenados, anegables y con cierta salinidad; se desarrollan los bosques bajos y arbustales.
Dependiendo del estado de degradación existen formaciones donde predomina el palo santo (Bulnesia sarmientoi), conocidas como “palosantales” y formaciones donde la especie predominante es el vinal (Prosopis ruscifolia), llamadas “vinalares”.
Los palosantales son bosques bajos (3-6 m) con emergentes dispersos de 10-16 m. El suelo es descubierto y tiene un dosel denso donde domina el palo santo. Lo acompañan ejemplares de quebracho blanco, quebrachillo (Aspidosperma triternatum), palo cruz, algarrobo blanco y algarrobo negro. Si bien existe un continuo en el dosel de este bosque, en algunos sectores se interrumpe por una estructura más baja de arbustal donde se registran brea, talas (Celtis sp.) y varias especies de sachas: sacha sandía, sacha poroto, sacha membrillo.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar

Reserva Natural Silvestre Isla de los Estados
Región: Región Patagonia Austral
Provincia: Tierra del Fuego

Se creó a partir del Decreto 929/2016, publicado en Boletín Oficial el 9 de agosto de 2016 y garantiza la protección de 52.736 hectáreas de Tierra del Fuego, que albergan una rica biodiversidad y son parte del escenario de la historia marítima argentina.
Esta Reserva Natural Silvestre está conformada por la Isla de los Estados y el archipiélago de Año Nuevo (islas Observatorio, Goffré, Zeballos y Elizalde). La concreción de esta nueva área salda una deuda con la historia y con las futuras generaciones de la Argentina respecto a la conservación de sus mares. Su inclusión en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas no afecta la jurisdicción provincial, sino que permite el trabajo conjunto entre la Administración de Parques Nacionales, la provincia de Tierra del Fuego y las entidades vinculadas a la temática ambiental.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Descubierta el 24 de enero de 1616 por la expedición holandesa Schouten y Le Maire, la Isla de los Estados está ubicada en el extremo oriental del Archipiélago de Tierra del Fuego, separada de la Isla Grande por el Estrecho de Le Maire.
Tiene una superficie aproximada de 52.736 hectáreas, una longitud de 65 kilómetros y un ancho que fluctúa entre los 16 kilómetros y los 500 metros en su parte más angosta. Con más de 2000 milímetros de precipitaciones anuales, su aspecto es montañoso, muchas veces oculto por bruma, con picos agudos y escarpados que representan el último vestigio de la Cordillera de los Andes previo a su inmersión en el mar. Sus principales elevaciones son los montes Bove (823 m s.n.m.) y Spegazzini (741 m s.n.m.) y su perfil está compuesto por costas muy irregulares con numerosos fiordos, caletas y bahías.
Su intrincada geología presenta más de 120 espejos de agua dulce que dan origen a numerosos chorrillos de agua cristalina y cascadas. El paisaje es único, con profundos fiordos de costas que caen abruptamente y pequeñas playas de piedra en el fondo que preceden a la turba y a los impenetrables bosques que cubren gran parte de la isla. A su vez, contiene la única porción representativa del ecosistema de pastizal de Islas del Atlántico Sur presente en territorio de dominio nacional.

Flora y fauna:
En relación a la biodiversidad de la zona, se conocen 177 especies de plantas vasculares pertenecientes a 52 familias. Este número representa un 27% de la flora presente en la porción argentina de Tierra del Fuego, compuesta por 666 especies y 89 familias.
Tanto la Isla de los Estados como el Estrecho de Le Maire forman parte de las áreas relevantes para la conservación de la biodiversidad marina caracterizada como vulnerable y constituyen la principal área de reproducción del pingüino de penacho amarillo del sur, que representa el 26% de la población mundial de esta subespecie. Por tanto, esta región ha sido citada como sitio destacado para la reproducción de aves marinas. Se ha detectado también la presencia de colonias de petreles zambullidores, pingüinos de Magallanes, petreles gigantes del sur, cormoranes imperiales y de cabeza negra, gaviotines sudamericanos, skúas, albatros ceja negra, entre otros.
La Isla Observatorio, la más septentrional del grupo de Año Nuevo, tiene una superficie de 400 hectáreas y un relieve mucho más bajo, con pastizales de pasto tussac y turberas. En ella hay nidificación de petrel gigante, cormorán imperial y de cabeza negra.
La costa de la Isla de los Estados presenta apostaderos de lobos marinos de un pelo, de lobo fino y de elefantes marinos, además de un gran elenco de mamíferos marinos, como delfines australes que acompañan a las embarcaciones. También es posible ver toninas overas, orcas, cachalotes y algunas especies de ballenas.
En cuanto a las aves terrestres destaca la abundancia del carancho austral o matutico grande. Asimismo, hay indicios de que se está recuperando la colonia reproductiva del pingüino rey, desaparecido entre fines del siglo XIX y principios del siglo XX.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar


Más Turismo