Turismo, conoce mejor Tucuman



Tucuman
Capital: San Miguel de Tucuman
Gobernador: JUAN MANZUR
Clima: subtropical humedo
Superficie: 22,524 Km²
Habitantes: 1,448,200

Tucumán es la provincia más pequeña de la Argentina.- Llamada "EL JARDIN DE LA REPUBLICA" imita al norte con la provincia de Salta, al este y sur con Santiago del Estero y al oeste y sur con Catamarca. Su capital es la ciudad de San Miguel de Tucumán.- En la actividad económica primaria de la agricultura tienen gran relevancia la caña de azúcar (1er. productor nacional), la palta (también 1er. productor nacional), la frutilla (2do. productor nacional), el arándano (3er. productor nacional) y cultivos intensivos como los de soja, maíz, trigo y poroto, tomate y diversas variedades de horticultura y el tabaco. Entre las principales actividades agroindustriales se encuentran los complejos del azúcar y del limón, que abarcan desde la producción primaria, pasando por las diversas etapas de procesamiento hasta el producto final, obteniéndose, en el caso del limón, desde fruta en fresco clasificada y empacada hasta productos industriales como jugos concentrados o aceites esenciales. Tucumán es el primer productor mundial de limones y también el principal industrializador de esta fruta. Otras actividades que tienen una fuerte participación en la generación de valor en la provincia son las industrias: automotriz (por ejemplo camiones y material ferroviario –con importantes talleres en Tafí Viejo–), textil y calzado, golosinas (alfeñiques, caramelos, galletitas etc.), gaseosas, papel (en especial "papel prensa") a partir del bagazo de caña, cerveza, productos electrónicos (radioreceptores, pilas), fósforos y productos lácteos como los quesillos y quesos principalmente en Tafí del Valle, a esto se suma la miel de abeja y la melaza de caña. Tucumán encierra algunos de los destinos más paradisíacos del país. Con la ventaja de un buen clima durante todo el año y de distancias cortas, cada uno de los cinco circuitos turísticos que ofrece la provincia invita a vivir una experiencia única ya sea entre la historia que guarda la ciudad o entre la magia de los cerros y valles.



Casa De Gobierno
Es el edificio público de mayor jerarquía. Se construyó entre 1908 y 1910 por pedido del gobernador Luis F. Nougués y se inauguró el 9 de julio de 1912. La Casa de Gobierno se realizó para reemplazar al Cabildo en los años de modernización debido a la nueva y creciente industria azucarera.
Posee un estilo del barroco francés y del clasicismo italiano y su arquitectura fue fruto de una necesidad de comunicar simbólicamente su rol de edificio “público”.
Además de que por su Salón Blanco pasaron centenares de personajes nacionales e internacionales, hay otro dato que hace que sea imprescindible conocerla: allí descansan los restos del ilustre tucumano Juan Bautista Alberdi.
Cuando oscurece y se encienden las luces de su fachada, es la postal ideal del casco céntrico de la capital y su belleza se realza aún más.

Ciudad Histórica San Miguel de Tucumán
Sin duda, el primer circuito que debe recorrer el turista es el de Ciudad Histórica, donde se sumergirá en las raíces de la provincia que vio nacer en sus calles a la Independencia Argentina. En este paseo, conocerá los edificios y lugares cívicos más importantes del Norte Argentino como ser la Casa Histórica, la Plaza Independencia, museos y galerías de arte, iglesias empapadas de historia y callecitas de adoquines con color autóctono, entre otros de significativa importancia.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar

Dique El Cadillal
Salir de la vorágine de la ciudad en sólo 20 o 25 minutos y entrar en un lugar cargado de paz, con un paisaje soñado y un dique de aguas mansas parece imposible, sin embargo en Tucumán no lo es. En el Cadillal el turista puede disfrutar de una excelente gastronomía, de campings y merenderos en los que podrá pasar un día único acompañado de un clima ideal: ni frío ni caluroso sino muy agradable.

A sólo 26 kilómetros de la capital se encuentra el dique Celestino Gelsi, rodeado por el cerro Medici y las incomparables Sierras de Medina. El embalse terminó de construirse en 1965, tiene 11 kilómetros de largo por 4 kilómetros de ancho y una profundidad máxima de 67 metros. Lleva su nombre en honor al ex gobernador tucumano, quien impulsó su construcción.

Desde la ciudad capital, se puede acceder a través de Ruta Nacional Nº 9 para, luego de 20 kilómetros aproximadamente, empalmar con Ruta Provincial Nº 347 recorriendo 5 kilómetros más hasta llegar al dique.

Para los amantes de la aventura, El Cadillal es la alternativa ideal: canyoning, kayak, mountain bike, windsurf, kitesurf y pesca son deportes que se practican de la mano de profesionales idóneos en un marco de cerros, relax y mucho verde. Sobre las márgenes del lago se levanta un anfiteatro de tipo Teatro Griego y el Museo Arqueológico El Cadillal (MAC), valioso lugar en que se guardan colecciones de objetos artísticos del norte argentino, que exhibe las diversas culturas prehispánicas reconocidas hoy, tales como, Candelaria, Ciénaga, Tafí, Santa María, Aguada y Cóndorhuasi.

Cuenta también con un complejo  de aerosillas con un recorrido de 600 metros hasta la cima del cerro Medici, desde donde se accede a una incomparable vista panorámica que alcanza la noble vegetación de las Sierras de Medina y el espejo de agua. Allí también se puede tomar un refrigerio durante la visita.

Desde el Cadillal, aproximadamente a 3 kilómetros, puede visitarse el viaducto El Saladillo. Declarada Monumento Histórico Nacional en el año 2000, es una obra sin antecedentes en América Latina, técnicamente asombrosa y con una construcción que imita los viejos modelos romanos. Fue aprobada en 1881 por el ingeniero Guillermo White pero puesta en servicio a fines de 1883 y se mantuvo en funcionamiento hasta 1927. El visitante quedará sorprendido al enterarse de que esta magnífica obra fue construida con más de 5 millones de ladrillos, que su puente tiene 308 metros de largo con 25 arcos de medio punto y que además, su altura es de 30 metros.

Otro imperdible desde El Cadillal, es la reserva natural Aguas Chiquitas. Se encuentra en la región oriental de la provincia, sobre las Sierras de Medina; se creó en 1982 y tiene 740 hectáreas. A tan sólo 3 kilómetros, el visitante podrá acceder a una experiencia inolvidable que le permitirá conocer los últimos ambientes del bosque de transición, un ecosistema prácticamente desaparecido. Desde la villa veraniega se accede sólo a pie por lo que se recomienda contar con permisos y la presencia de un guía local.

La reserva cuenta con un río que desemboca en tres inmensos chorros de agua, uno de ellos con una caída de más de 40 metros, constituyendo mágicas cascadas entre árboles y plantas de variadas especies.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar

Dique Escaba
En lengua quechua, Escaba significa “lugar donde se encuentran las aguas”. Los colores del cielo y del dique se confunden. El turista vivirá una experiencia única en este paisaje de amplios valles de tierras fértiles que contrastan con cerros llenos de vegetación y con el azul penetrante del espejo de agua.

Partiendo desde Alberdi, luego de 20 km. de caminos pavimentados, se llega a la boca de la Quebrada, en donde el sendero es enripiado y comienza la trepada, una aventura que hará que el turista quiera volver a Escaba.

El dique fue construido entre los años 1943 y 1950 con el objetivo de generar energía eléctrica, atenuar las crecidas de los ríos Marapa y Singuil y regular la misma para riego, además de significar una atractiva opción de paseo y turismo.

El muro de contención tiene una altura de casi cien metros, significando una obra magnífica para quienes la visitan. En los arcos del mismo, se encuentra unas de las reservas de murciélagos más grandes de Latinoamérica, lo que contribuye al equilibrio ecológico del lugar.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar


El Siambón
Una enorme alfombra verde en la que se elevan cerros de diferentes alturas y de tonalidades soñadas dan la bienvenida a El Siambón, un pueblo en el que se combinan las delicias del paisaje, una historia que persiste y una paz poco común. En El Siambón, hasta el aire que se respira es diferente: un olor a campo invita a recorrer la villa veraniega en cualquier momento del día, con temperaturas más que agradables.

Desde San Miguel de Tucumán, se puede llegar a través de la Ruta Nacional Nº 9 para empalmar luego de 27 kilómetros con la Ruta Provincial Nº 341. Desde allí, se recorren aproximadamente 30 kilómetros más hasta llegar a El Siambón.

En turismo, la visita obligada es el Monasterio de Cristo Rey, perteneciente a la Orden de los Benedictinos fundado en 1956. Desde aquel entonces, la villa, era propicia para una vida ideal de oración y trabajo de aquellos jóvenes monjes que se iniciaban con optimismo. La abadía posee una arquitectura particular, construida con piedras del lugar en la cumbre de una alta lomada. El turista podrá conocer su historia, asistir al templo y degustar los dulces regionales que realizan los monjes desde hace décadas. Famosos por la producción de sus licores, jaleas, dulce de leche, miel, como así también por los productos cosméticos y fitoterápicos. Todos ellos llevan su característico sello distintivo de lo local.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar

Lules
La ciudad de Lules presenta una importante actividad industrial con fábricas de papel, procesadores de alimentos, materiales de construcción, textiles, metalúrgicas y químicos. Lo más destacado de la zona, beneficiado por un clima favorable para el desarrollo de cultivos de hortalizas, es la frutilla.

Para llegar a San Isidro de Lules desde la ciudad capital, el visitante podrá tomar Ruta Provincial Nº 301 recorriendo aproximadamente 20 kilómetros.

Desde Lules, en dirección norte, a tan sólo 2 kilómetros sobre Ruta Provincial Nº 311, se encuentran las Ruinas de San José de Lules, testimonio de la época de la conquista española. El edificio actual tiene un gran significado, ya que fue aquí donde funcionó el primer colegio de institución pública del país. Por el alto contenido histórico que este lugar encierra, fue declarado Monumento Provincial por la Cámara de Diputados en 1944. Sin embargo, José María Paz, al frente del Centro Azucarero Regional, logró que fuera declarado Monumento Histórico Nacional debido a que allí los padres Jesuitas cultivaron por primera vez en Tucumán la caña de azúcar para su propio consumo.

Por el margen izquierdo del río Lules se accede a la imponente “quebrada de Lules”  el cual es el lugar ideal para los amantes de la naturaleza ya que  podrán realizar caminatas y cabalgatas rodeados de flora y fauna autóctona.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar

Reservas y Parques
Vas a entrar en contacto directo con la naturaleza, te vas a sumergir en la selva tucumana, vas a explorar la perfección de los Valles y en cada uno de esos rincones vas a poder ser testigo de una flora y una fauna únicas que te van a permitir conocer centenares de especies de aves, de mamíferos, de árboles y ríos que se preservan en su estado natural. En esta sección, el turista conocerá los parques y reservas que tiene Tucumán y que, lejos del ruido urbano de la ciudad, lo harán palpitar el significado íntimo del jardín de la República

San Javier
Desde las sierras de San Javier, el turista podrá tener una vista panorámica y perfecta de toda la ciudad de San Miguel de Tucumán, a tan sólo 25 kilómetros de distancia. Esta pequeña campiña serrana de ondulantes lomadas cubiertas de un verde tapiz, cuenta con numerosas residencias de veraneo y encierra uno de los paisajes más hermosos de la provincia para la práctica del turismo.

Para acceder desde la capital provincial, debe dirigirse hacia Yerba Buena, tomar avenida Aconquija y recorrerla hasta llegar a la Rotonda de “El Corte”. Continuar por Ruta Provincial Nº 338 y luego de 12 kilómetros aproximados de ruta montañosa, llegará a la localidad de San Javier. 

Un imperdible, es la monumental estatua del Cristo Bendicente, obra de Juan Carlos Iramain, que con sus 28 metros de altura, se eleva entre los cerros y constituye un sello distintivo de los tucumanos. El Centro de Interpretación ubicado en la base del Cristo cuenta con muestras gráficas de gran calidad en las que se narra la historia del monumento y su creador. También posee una impactante colección de reproducciones a escala de las estatuas similares más célebres de Argentina y el mundo.

San Javier presenta opciones de alojamiento y gastronomía para quienes deciden visitarla además de numerosos puestos en donde el turista podrá adquirir artesanías como recuerdo del lugar.

Es un escenario óptimo para múltiples actividades entre las que se destacan mountain bike, trekking, cabalgatas, tirolesa y paseos en cuatriciclo.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar


San Miguerl de Tucuman
En San Miguel de Tucumán se combinan los ingredientes indispensables para hacer de esta ciudad una tentación a la hora de recorrerla: amabilidad de su gente, historia y arquitectura que se palpan en cada edificio, cercanía con los cerros y una calidez que se percibe en cada paseo.
Si algo caracteriza a la ciudad de San Miguel de Tucumán, es la variedad. Cuna de la Independencia argentina, ofrece decenas de lugares en los que la historia y lo autóctono se hacen palpables con sólo recorrer sus calles, plazas, museos y bares. De día, de tarde o de noche, las opciones para explorarla son infinitas. Es el corazón de la provincia y en ella duerme un acontecimiento que marcó las raíces y vida de los argentinos: en sus calles se declaró la independencia nacional y es cuna de nuestra patria. No es fortuito que en 1999 la hayan declarado Ciudad Histórica por su enorme riqueza cultural: en ella se levantan los principales edificios cívicos.
•Plaza Independencia
•Templo o Convento de San Francisco
•Catedral
•Museo Nicolás Avellaneda
•Casa de Gobierno
•Museo Casa Padilla
•Casa Nougués
•Centro Cultural Rougés
•Museo Timoteo Navarro
•Parque 9 de Julio
•Museo de la industria azucarera Casa del Obispo Colombres
•Museo Arte Sacro
•Casa Histórica de la Independencia

San Pablo
Quien visite San Pablo, quedará impregnado de gran parte de la historia tucumana ya que el ingenio de esa localidad fue una de las fábricas azucareras más relevantes de la provincia. Destacando que Tucumán fue y sigue siendo el productor de azúcar número uno de la Argentina, este destino del circuito de las yungas es fundamental.

El visitante descubrirá entre las paredes del antiguo ingenio, anécdotas que datan de la época en que llegó el ferrocarril, lo cual originó trascendentales cambios en las industrias. Al adoptar el uso de máquinas a vapor llegaron a alcanzar una producción de 500 toneladas de azúcar al año. Desde el año 2007, este simbólico ingenio, funciona como sede de la Universidad San Pablo - T,  primer universidad privada laica del noroeste argentino y primer universidad argentina creada en el siglo XXI. Posee una amplia oferta académica entre las que se destacan carreras de grado tales como contador público nacional, abogacía, finanzas o diseño industrial y carreras de postgrado como coaching organizacional, especialización en caña de azúcar o diplomatura en derecho laboral.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar

Simoca
Simoca tiene un origen quechua “Shimukay”, que significa lugar de gente tranquila y silenciosa o lugar de paz y silencio. La ciudad está ubicada en el sudeste de la provincia a 50 kilómetros de San Miguel de Tucumán sobre la Ruta Nacional Nº 157.

Conocida como la Capital Nacional del Sulky, es una localidad orgullosa de sus tradiciones cuyo exponente más auténtico es la feria de los sábados. En ella, los vendedores acuden a ofrecer los más diversos productos que van desde las exquisitas comidas regionales, artesanías, miel de caña, empanadillas y rosquetes, hasta artículos importados y cigarrillos en chalas. Este lugar cuenta con puestos de comidas típicas donde sigue vigente la modalidad del “trueque” de productos. Sus fieles vendedores de todos los sábados canjean sus productos ante la mirada azorada de los visitantes que no imaginaron una docena de huevos o un lechón como moneda de cambio en el comercio local. Durante el mes de Julio, se realiza una verdadera fiesta que trascendió las fronteras de la provincia y del país, la Fiesta Nacional de la Feria. La misma nació en el año 1980 con motivo de homenaje al pueblo simoqueño. Al comienzo de la fiesta, se realiza un desfile de Sulkys y de caballería gaucha representando un testimonio viviente de la historia del país.

Otra celebración importante de Simoca, es la Fiesta Nacional del Sulky. Realizada a fines de noviembre, todos los años convoca a destacadas figuras del canto folklórico nacional y local acompañados del pintoresco y ya tradicional desfile de sulkys, carros y carretas por las calles de la ciudad.

En el paseo por la ciudad, se puede visitar la plaza Bartolomé Mitre, la iglesia La Merced, el museo El Rosedal, la antigua estación de trenes y las ruinas de San Antonio de Padua a sólo 9 kilómetros de distancia.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar

Valle de Choromoro
Otro de los paseos de los cuales el turista se enamorará es el del Valle de Choromoro, en el que el verde de los cerros y un clima agradable lo invitarán a conocer culturas precolombinas, monumentos coloniales, yacimientos arqueológicos y legados históricos que merecen ser explorados.

Reconocido por ser  una de las mejores zonas productivas de Argentina, este hermoso Valle, se caracteriza por la actividad agrícola-ganadera, destacándose la cría de ganado y también sus tambos que dan lugar a la fabricación de quesillos, quesos y de dulces artesanales. Otros destacados son sus conocidos cultivos de higos, como también sus criaderos de pollos.

A lo largo de la Ruta Provincial Nº 312, el visitante descubrirá paisajes únicos, valles ideales para olvidarse del tiempo y disfrutar de la naturaleza.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar


Valles Calchaquíes
Recorrido turístico por excelencia que busca el acceso al Norte Argentino a través de las montañas. Tierra extraordinaria que ofrece miles de sorpresas con un encanto antiguo, donde historia, naturaleza, tradiciones, arqueología y mitos, forman una alianza excepcional. Lo que la constituye en una región turística de inevitable asombro.

Recorrer este circuito le tomará al visitante como mínimo dos días, ya que la oferta de lugares para visitar es bastante amplia. Si la idea es realizar además algunas de las actividades que ofrece el turismo aventura, deberán disponer de más tiempo.

Entre las distintas actividades que ofrece, se destacan: cabalgatas, mountain bike, recorridos en 4x4, trekking, etc.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar

Villa Nougués
Elegida por gran cantidad de turistas a lo largo de todo el año, Villa Nougués es un destino que el visitante no olvidará jamás, caracterizada por su mezcla de arquitectura exquisita con cerros verdes cargados de vegetación.

La villa se destaca por ser una de las primeras en la provincia, ya que nació en el año 1899 con la construcción de la casa de veraneo del ingeniero Luis F. Nougués, importante empresario azucarero y tiempo después, gobernador de la provincia.

Es una pintoresca villa veraniega ubicada a 24 kilómetros de San Miguel y a 1.350 metros de altura sobre el nivel del mar, que puede recorrerse a pie, a caballo, en bici o en auto. Tiene un clima excepcional, con veranos cálidos e inviernos frescos pero en ambas estaciones las temperaturas son moderadas, lo que hace que cada paseo sea agradable.

Para llegar, el visitante cuenta con dos opciones. La primera es, desde la capital provincial, dirigirse hacia Yerba Buena, tomar avenida Aconquija y recorrerla hasta llegar a la Rotonda de “El Corte”.  Continuar por Ruta Provincial Nº 338 para luego de aproximadamente 12 kilómetros de ruta montañosa desembocar en la localidad de San Javier. Allí, continuar por la misma ruta en dirección sur aproximadamente 10 kilómetros más hasta llegar a Villa Nougués.

La segunda opción es, también desde Yerba Buena, tomar Avenida Solano Vera para empalmar luego con la Ruta Provincial Nº 338 y continuar por ésta última aproximadamente 15 kilómetros más.

Un importante icono, es su capilla de estilo neogótico construida en el año 1918; además, cuenta con un club de golf reconocido a nivel nacional.

Sus chalets rodeados de árboles y lomas invitan al turista a explorar la villa de punta a punta y su ex hostería, que actualmente funciona sólo como restaurante y salón de fiestas, los invita a probar sus más exquisitos platos regionales.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar

Yerba Buena
Conocida como “Ciudad Jardín”, a tan sólo 12 kilómetro de San Miguel de Tucumán, crece año tras año combinando el aire puro de la cercanía del cerro con la movida de bares, discos y shoppings. No es casualidad que el célebre Paul Groussac la haya mencionado, como una “...situación feliz y pintoresca entre el cerro y la ciudad...”.

La naturaleza ha dotado a esta región de paisajes hermosos para disfrutar de paseos recreativos, actividades deportivas y de esparcimiento. Los turistas podrán disfrutar de actividades como mountain bike, trekking, senderismo y cabalgatas.

Shoppings, locales y galerías comerciales, bares, pubs y discotecas, sedes bancarias, restaurantes de todo tipo y alojamientos, entre otros, han hecho que Yerba Buena sea un destino destacado en la provincia.

Un paseo imperdible en Yerba Buena, es la Reserva de Horco Molle perteneciente a la Universidad Nacional de Tucumán. Quien la visite podrá conocer especies autóctonas de flora y fauna. La reserva es ideal para compartir un día en familia; cuenta con merenderos, quinchos, asadores y sanitarios. Para llegar a ella desde San Miguel, se debe tomar Avenida Sarmiento en dirección oeste, continuar por Avenida Belgrano y luego Avenida Perón hasta la rotonda final. Allí, se encuentra la entrada a la reserva.

Otro atractivo de la “Ciudad Jardín” es el parque Percy Hill, donde el visitante podrá conocer más de 80 especies de aves en una magnífica porción de las yungas, la selva tucumana.

Fuente y más información:  www.tucumanturismo.gob.ar

Parque Nacional Aconquija
Región: Noroeste
Provincia: Tucuman

El Parque Nacional Aconquija está ubicado al oeste de la Provincia de Tucumán. Tiene una superficie aproximada de 70.000 hectáreas, donde se mezclan las ecorregiones de las Yungas y de los Altos Andes, destacando importantes ambientes de transición (ecotonos).
En el año 1994, por propuesta de la Fundación Campos de los Alisos, el Gobierno de la provincia de Tucumán sancionó la Ley 6.603/94 por la cual cedía al Estado Nacional la jurisdicción de 18.000 hectáreas. Así, el 9 de agosto de 1995 se creó el Parque Nacional Campo de los Alisos, según los términos de la Ley Nacional Nº 24.526. Desde 2018, Campo de los Alisos es el portal principal del Parque Nacional Aconquija creado el 22 de agosto de 2018 por Ley Nº 27.451.
Esta ley establece tres nuevas áreas núcleo nacionales en el faldeo del Aconquija: dos ampliando significativamente hacia el sur Campo de los Alisos asegurando así la conservación de importantes cuencas hídricas de la provincia, y un área núcleo en el norte, representada por la Quebrada del Pueblo Diaguita.
Biodiversidad:
Ecosistema:
Alberga una muestra particular de la eco-regiones de las Yungas, de los Altos Andes y de los ambientes de transición (ecotonos) entre ambas.
Exponente de la ecorregiones de la Yunga y Altoandina, el área protegida conserva las nacientes de los ríos Jaya y las Pavas que, recostados sobre los faldeos del este de las sierra del Aconquija, llevan sus aguas a los valles y campos de cultivo tucumanos.

Clima:
Subtropical serrano, con notables variaciones debido a la altura.
La temperatura media del verano ronda los 28° C en la zona baja y los 0° C en La Ciudacita (4.200 m sobre el nivel del mar), y la del invierno desciende a 16° C en el piedemonte y a -10 ° C cerca de las cumbres; hasta 2.500 mm anuales de lluvia en los faldeos inferiores, concentrados en la época estival, y copiosas nevadas en las alturas.
La temporada más recomendada para su visita es desde otoño hasta mediados de primavera. Las intensas lluvias veraniegas suelen cortar tanto el acceso vehicular como el sendero interno.

Flora:
Si bien la flora selvática es pródiga en especies arbóreas, merece destacarse la presencia del aliso del cerro (Alnus acuminata), que justamente le da nombre al portal Campo de los Alisos. Si bien también crece en la selva, esta especie es característica del Bosque Montano entre los 1.500 y 2.000 metros sobre el nivel del mar, donde forma asociaciones casi puras. Se la considera una especie muy útil para fijar y proteger suelos degradados, debido a su rápido crecimiento y capacidad para fijar el nitrógeno atmosférico.

Fauna:
La fauna no se queda atrás en cuanto a diversidad. Hasta el momento se han registrado más de 400 especies de vertebrados, entre los que se señalan guanacos, lobitos de río, el gato andino, la ranita montana y el ocelote.
Un párrafo aparte corresponde al loro alisero (Amazona tucumana), una especie endémica de la Yunga del noroeste argentino y sur de Bolivia. Este loro nidifica sólo en el Bosque Montano, entre Noviembre y Marzo. Durante el invierno forma bandadas que se dirigen a las zonas más bajas para alimentarse con los frutos del horco cebil y otras plantas del pedemonte.
Fuente y más información:  www.argentina.gob.ar



Más Turismo